Alberto Fabra en primer plano, y tras él, Esther Pastor, su directora de Organización, Coordinación y Relaciones Institucionales / Foto Generalitat valenciana Alberto Fabra en primer plano, y tras él, Esther Pastor, su directora de Organización, Coordinación y Relaciones Institucionales / Foto Generalitat valenciana



El exjefe de escoltas de Alberto Fabra ha sido imputado dentro de la investigación abierta alrededor de las filtraciones de información de la Generalitat. Rafael Piqueras fue destituido después de su interrogatorio al responsable de prensa de la Vicepresidencia, Juan Botella, para intentar descubrir al ‘topo’ del Palau. Según ha denunciado el periodista, hubo coacción por parte de Piqueras.

El fiscal ve posible delito
La Fiscalía cree que el entonces jefe de seguridad de Fabra pudo cometer un delito contra la integridad moral o subsidiariamente un delito de coacciones, según adelanta el diario Levante. En las declaraciones de Rafael Piqueras ante el Ministerio Público aquel negó que hubiera recibido órdenes de superiores para coaccionar al periodista.

El Juzgado de Instrucción número 18 de Valencia ha citado a declarar como imputado a Rafael Piqueras el próximo 27 de enero.

El periodista denunció coacciones ante notario
Rafael Piqueras interrogó el 22 de julio pasado en comisaría al responsable de prensa sin que hubiera ninguna investigación policial abierta. El objetivo del interrogatorio era preguntar sobre las filtraciones de documentación sensible para la Generalitat. El periodista denunció ante notario las supuestas coacciones a las que fue sometido por el jefe de Seguridad de Fabra.

Los documentos que a Fabra no le conviene que vean la luz
Entre la documentación de la Generalitat que se ha filtrado está la nómina del presidente, Alberto Fabra, y facturas de distintos gastos realizados por la secretaria autonómica de Organización, y mano derecha de Fabra, Esther Pastor.

De acuerdo con informaciones anteriores del diario Levante, entre los gastos filtrados se incluyen vitaminas para el presidente Fabra, productos de alimentación doméstica, como chorizo de cantimpalo, pechugas de pollo, flanes, arreglo para el cocido, etc. Las facturas corresponden al año 2012 y el primer trimestre de 2013, y fueron adquiridos para el cliente “Presidencia-Generalitat valenciana” con la firma de Esther Pastor.

Gastos de hotel en fines de semana de Fabra y Esther Pastor
Otros cargos de la Generalitat, de la Consellería de Medio Ambiente, también cargaron gastos domésticos a las cuentas de la Generalitat, como pechugas Villaroy, huevos kinder, yogures Activia, raciones de paella. La consejera Isabel Bonig, justificó en las Cortes Valencianas, en marzo de 2012, que entraban “dentro de lo normal” pues eran para dar una buena acogida a las visitas.

Información filtrada de la Generalitat también apuntaba a pagos de noches de fin de semana de Esther Pastor y Alberto Fabra, cargados presuntamente también a las arcas públicas. En diciembre de 2013, Manos Limpias presentó una denuncia contra la mano derecha de Fabra, en la que la acusaba de haber utilizado dinero público para pagar estancias privadas en hoteles de la costa valenciana y de Madrid.