Esperanza Aguirre, presidenta del PP madrileño y candidata a la Alcaldía por la capital del reino ha manifestado hoy que el presidente del Gobierno y presidente de su formación política, Mariano Rajoy, tendría que hablar de lo que ha denominado "leyes ideológicas de Zapatero” refiriéndose en concreto a la Ley de Memoria Histórica y la Educación para la Ciudadanía. Las reacciones no se han hecho esperar: “No es la Ley de la Memoria; es al PP a quien debemos derogar si queremos recuperar la normalidad en las Instituciones, la libertad amenazada y los avances sociales que en cuatro años hemos perdido” ha respondido Matías Alonso coordinador del Grupo por la Recuperación de la Memoria Histórica de Valencia.

Aguirre ha hecho estas declaraciones en Las Mañanas de Radio Nacional de España. Con su singular forma de expresión, similar a la acción de un caballo desbocado en una cacharrería, la aspirante a presidir el consistorio madrileño afirma que todavía se pueden cambiar estas leyes, en referencia en especial a la de la Memoria Histórica. "Quedan siete meses, en política eso es una eternidad", añadió la candidata.

“La facción más reaccionaria del PP”
Para el GRMH que lleva años luchando por la reparación de las víctimas de la guerra civil y el franquismo “entendemos que ahora la señora Aguirre quiera marcar distancias y remarcar su pertenencia a la facción más integrista y reaccionaria del Partido Popular, pero nos parece cínico que quiera hacerlo de nuevo cargando contra los más débiles de entre los débiles”, ha manifestado Matías Alonso.

“Actitud cínica”
“Nos parece enormemente cínica esa actitud, sabiendo que cuando a ella le convino se puso a disposición de todas las familias que aún buscan a sus seres queridos desaparecidos. He de recordarle a esta candidata que de inmediato le remitimos el caso de Angelita Cuesta, hermana de Carmen, la última de las “13 Rosas”, que buscaban el paradero de los restos de su padre fusilado mientras ella estaba en la cárcel”, señala el coordinador del GRMHV.

El manto protector del franquismo
Para la asociación memorialista “ahora resulta que a Esperanza Aguirre le es más rentable, en vez de mostrarse comprensiva y colaboradora, como entonces, arremeter contra la única esperanza que les queda a miles de ancianos como Angelita y Carmen para cerrar sus antiguas heridas producidas cuando Aguirre y sus amigos vivían plácidamente bajo el manto protector del franquismo”.

“El dolor ajeno para provecho propio”
Matías Alonso desvela que “aquella buena disposición sólo era para aprovechar políticamente la ola de simpatía que generó la ley de la Memoria, pero Angelita y Carmen nunca tuvieron la ayuda prometida; la única carta que recibimos de la señora Aguirre era para desentenderse del tema diciéndonos lo que ya sabíamos. Esa era la actitud real de una señora que no tiene escrúpulos para aprovechar aquel dolor en provecho propio”. Las últimas de las 13 Rosas fallecieron sin haber satisfecho su anhelo.

Llamamiento a los demócratas
“Hacemos un llamamiento a todas las personas tolerantes y demócratas de España a impedir que el PP, espoleado por la facción más retrógrada que ahora quiere capitanear Aguirre, acabe de destruir los pocos avances que nos quedan tras 35 años de Democracia”, continuó.

Voto consciente
Para ello plantea “el voto consciente e inteligente; si no echamos democráticamente al PP, seguramente tras las elecciones sí que satisfagan la cínica petición de Aguirre acabando de derogar la Ley de la Memoria y con ella toda esperanza para los más de 140.000 españoles que aún siguen tirados como perros por cunetas y barrancos de toda nuestra geografía”.

Derogar al PP
“No es la Ley de la Memoria, es al PP a quien debemos derogar si queremos recuperar la normalidad en las Instituciones, la libertad amenazada y los avances sociales que en cuatro años hemos perdido” concluyó Matías Alonso.