Enrique López López, magistrado de la Sección 2 de la Sala Penal de la Audiencia Nacional que será ponente en el caso Gürtel ha figurado hasta ahora  junto a José María Michavila ex ministro de Justicia del Gobierno de José María Aznar como vocal en el patronato de la Fundacion Wolters Kluwer desde su constitución en el año 2008. Con ellos, entre otros vocales, el juez de la Sala II del Tribunal Supremo, Manuel Marchena. Es decir, desde hace casi siete años, Michavila y López han compartido la actividad de la Fundación que suma jornadas, cursos en la Universidad Rey Juan Carlos, y los premios La Ley, a los que durante diferentes ediciones ha asistido el magistrado quien también figura como fundador del Observatorio para la Justicia de la misma Fundación

Además de este premio para profesionales y especialistas en Derecho, la Fundación colabora en la organización de cursos en la Universidad Rey Juan Carlos. También aquí coinciden magistrados y populares. Por ejemplo, el 5 de julio de 2010, Enrique López disertó sobre el tema Los controles judiciales en los nuevos sistemas de vigilancia dentro del curso de verano titulado El gran hermano nos vigila: ¿seguridad o recorte de libertades?

Con Francisco Granados
Justo una hora antes de su conferencia, López pudo intercambiar impresiones en la inauguración del acto con Francisco Granados entonces consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid quien hoy  se ve encarcelado por su posible relación con la trama Púnica. Granados había sido invitado a inaugurar solemnemente el evento.

Acebes en el consejo asesor
Hace ya algunos años que entre los miembros del Consejo Asesor de la empresa matriz, Wolters Kluwer, aparece el nombre del ex ministro de Justicia José María Michavila y con él se encontraba entre otros, el del también ex ministro Ángel Acebes. Desde diciembre de 2011 hasta el 5 de febrero de 2015, José María Michavila ha presidido la división Wolters Kluwer Formación. De la relación de López con Michavila y Acebes, dejó constancia, Pilar Ferrer, periodista de La Razón (medio en el que el magistrado suele escribir) en un perfil realizado con motivo de su nombramiento para el Tribunal Constitucional.

Su gran mentor
Dice así: “Su salto a la notoriedad le vino en el año 2001, cuando entra en el CGPJ, a propuesta del PP. Fue su gran mentor el entonces ministro de Justicia, José María Michavila, con quien ha mantenido una estrecha amistad, al igual que con Federico Trillo y Ángel Acebes. Atractivo, seductor y con una buena capacidad para las relaciones públicas, Enrique López fue un estupendo portavoz del CGPJ, hasta ser destinado a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional”.

Lo de Quintanilla
Otra de las actividades de la Fundación es la organización de seminarios.  En febrero de 2010, con el caso Gürtel en plena ebullición, José María Michavila celebró unas jornadas en Quintanilla de Onésimo. Así lo reseñó en El País el periodista de tribunales Julio Martínez Lázaro: “El evento, recogido ampliamente por el diario Expansión, fue organizado por el ex ministro de Justicia del PP José María Michavila”.

Jueces y abogados Gürtel
“Al mismo asistieron los magistrados del Supremo Manuel Marchena y Julián Sánchez Melgar, los de la Audiencia Nacional Enrique López y Eloy Velasco y el catedrático de Derecho Penal y vicedecano del Colegio de Abogados, Luis Rodríguez Ramos, defensor de varios de los implicados en la trama Gürtel, directamente o a través de abogados de su despacho”.

La reforma de la LeCrim
Continuaba el periodista: “Según el citado diario, Rodríguez Ramos urgió la reforma del artículo 579 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, precisamente el precepto sobre el que se fundamentan las escuchas en prisión avaladas por el instructor del Tribunal Superior de Madrid Antonio Pedreira”.

Ramos y las escuchas
Con el caso Gürtel como telón de fondo, detallaba Expansión, Rodríguez Ramos cargó contra ese artículo que autoriza la intervención judicial de comunicaciones porque ‛otorga unas facultades de discrecionalidad tan amplias al juez que no existe seguridad jurídica y no se protege el derecho a la intimidad de las comunicaciones y de los datos que resulten de estas comunicaciones’”, explicaba el excelente profesional Martínez Lázaro.

La cabeza de Garzón
Para entender el interés de esta intervención del vicedecano del ICAM Rodríguez Ramos, hay que recordar que apenas un mes antes,   los abogados José Antonio Choclán, defensor de Francisco Correa, y Juan Ignacio Vergara, que representaba a imputados en el caso Gürtel, habían reclamado a la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Madrid que "a la mayor brevedad" cumpliera su propio acuerdo de presentar una querella contra el juez Baltasar Garzón. Pedían su cabeza por “espiar ilegalmente” en prisión, las comunicaciones de esos letrados con sus clientes. A lo que se ve, Rodríguez Ramos había recogido el guante.

Un maridaje difícil de entender
Lo que no resulta fácil de comprender para los foráneos, es decir, la sociedad en general,  es ese maridaje de jueces del Supremo con abogados de la acusación en jornadas y eventos y tratando temas que después se verían en juicio y que en este caso concreto iban a concluir con la inhabilitación del instructor del proceso.

El informe del Observatorio
No obstante, esas coincidencias son frecuentes. Como por ejemplo en la presentación del informe 2011 del Observatorio de la Actividad de la Justicia en la que se celebró después una mesa redonda con el lema Un nuevo modelo de Justicia para una España en crisis, en la que participó de nuevo el vicedecano del ICAM Luis Rodríguez Ramos.

De Rosa, Trillo…
 En ese mismo acto organizado por López López como director del Observatorio, intervino también el vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial, Fernando de Rosa quien en su día afilió al presidente valenciano Camps al PP. No faltó tampoco entre los asistentes invitados por López, el ‛popular’ Federico Trillo.

Prego y el jurado de  La Ley
O también, el caso de Adolfo Prego, antiguo juez del Supremo. Prego, además de participar en eventos de  FAES, la Fundación de José María Aznar, sin alcanzar, eso sí,  la cifra de más de medio centenar de intervenciones que cosecha Enrique López López, también ha coincidido con él como jurado del premio La Ley. Este año, una vez más, Prego acudió a la XXIX edición del certamen interviniendo en un coloquio sobre la reforma del código penal.

Todo queda en casa
Tras coger el camino de la puerta giratoria, el ultraconservador Prego dejó las puñetas de magistrado por el despacho de abogado y cuenta ahora con clientes de postín político como María Dolores de Cospedal presunta implicada en el asunto Bárcenas. Al final, todo queda en casa.