Era una de las grandes estrellas de la noche. Y en efecto, Extremadura ha sido uno de las coronas que ha recuperado la izquierda. En este caso, el socialismo, ya que el PSOE, de la mano de quien resultó derrotado en un acuerdo antinatura hace cuatro años, PP-IU, vuelve a tener en su mano la posibilidad de gobernar.

En concreto, el PSOE ha logrado sumar 30 escaños en la Asamblea extremeña, dos más que el PP, liderado por Monago que ha quedado en 28, con Podemos entrando en la cámara con 6 escaños, y Ciudadanos con tan sólo uno. Izquierda Unida ha pagado su política de los últimos cuatro años desapareciendo.

El propio José Antonio Monago, hasta ahora presidente, ha comparecido reconociendo que era la hora de que Guillermo Fernández Vara. El líder socialista ha dicho que, humildemente, aceptaba el resultado y ha anunciado su disposición a regresar al gobierno, para lo que necesita en principio tan sólo la abstención de Podemos, ya que entre PP y Ciudadanos estarían por debajo de sus resultados.