El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto al presidente de Melilla, Juan José Imbroda (d)



El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, del Partido Popular, se ha mostrado contrario a que las mujeres lleven burka o niqab, prendas islámicas que tapan la cara, por “razones de seguridad” y porque lo considera un “atraso”, aunque ha dicho que respeta esta vestimenta si su uso “es voluntario”.

Imbroda ha respondido así a preguntas de los periodistas después de la polémica surgida porque algunos colegios de la ciudad, en concreto el centro Enrique Soler, han puesto carteles en los que prohíben que las madres de los alumnos entren al recinto con el rostro cubierto.

Imbroda ha asegurado que estas prendas se están empezando a ver de un tiempo a esta parte en algunas mujeres melillenses. “Una minoría muy pequeña” dentro del colectivo musulmán, ha señalado el presidente de la ciudad autónoma, pero cree que “todo el mundo debe saber con quién se está hablando”.

Según recoge Melilla Hoy, Imbroda ha señalado que el uso de esta prenda es “muy propio de la Edad Media”. “Pero estamos en el siglo XXI y esto no debe darse por respeto a la mujer, por la dignidad de las mujeres".

Las palabras de Imbroda han irritado a la Comisión Islámica de Melilla (CIM), que ha criticado su discurso porque "no se puede comprar a una persona que viste el velo integral con un delincuente que lleva un pasamontañas o algo que le tape el rostro para no ser identificado".

El secretario general de la CIM, Samir Mohamed Tieb, ha lamentado la decisión del colegio Enrique Soler por exhibir el mencionado cartel, que él considera innecesario cuando hay madres de alumnos que llevan esta prenda que ya se han identificado previamente.