Son ya un clásico en Galicia, las prácticas irregulares del PP acaparando votos en residencias de ancianos. El PSdeG-PSOE ha denunciado en Puentedeume (La Coruña), este domingo, que desde la apertura de las urnas militantes de este partido, entre ellos la esposa del número dos del PP local y actual teniente de alcalde, Javier Crespo, han llevado a votar a ancianos al colegio electoral, situado a escasos 100 metros de la residencia.

Presentarán la denuncia ante la Junta Electoral
Los socialistas han documentado con fotografías y videos su denuncia, en la que apuntan al  "juego sucio" del PP de Puentedeume y afirman que presentarán la correspondiente denuncia ante la Junta Electoral por si estos hechos fueranciaan constitutivos de delito.

Incidencias en Amoeiro y Riotorto
En cada convocatoria electoral se produce este tipo de situaciones. Durante la campaña, según medios locales como la web Praza Pública, en Amoeiro varios ancianos “fueron presionados por miembros de la candidatura popular y personas afines para tramitar el voto por correo”; en Riotorto, el PP fue denunciado por "acarrear" ancianos con demencia para votar por correo.

En Salamanca, se obligaba a votar a ancianas que no recordaban su nombre
Algo similar ha ocurrido en Salamanca, en el colegio electoral establecido en la Escuela de Ingeniería de Béjar. El socialista Cipriano González denunció al diario Tribuna Salamanca.com que tres ancianas de la residencia Las Hermanitas han llegado junto a una monja, que llevaba en su mano las papeletas del PP para votar y los documentos de identidad de las ancianas.

La monja ha intentado depositar ella misma las papeletas, pero el interventor de Izquierda Unida la detuvo para preguntar a las ancianas su nombre, en qué año estamos y qué venían a hacer. "No han sabido responder a ninguna de las preguntas", ha relatado el socialista Cipriano González.

La explicación de la monja es que “estas tres mujeres siempre votaban a la derecha, y es lo que querrían hacer ahora también".