Las activistas del movimiento femenista Femen, la ucraniana Inna Shevchenko (c), la española Lara Alcázar (2ªd) y la francesa Pauline (d), que han interrumpido en el pleno del Congreso con el torso desnudo. EFE Las activistas del movimiento femenista Femen, la ucraniana Inna Shevchenko (c), la española Lara Alcázar (2ªd) y la francesa Pauline (d), que han interrumpido en el pleno del Congreso con el torso desnudo. EFE



El juez de instrucción del Juzgado número 6 de Plaza de Castilla Ramiro García de Dios, que ordenó la puesta en libertad de dos las activistas de Femen que ‘asaltaron’ ayer el Congreso para protestar contra el aborto, ha considerado en su auto que es “difícil” ver esta protesta como un hecho de perturbación grave penado como un delito de alteración del orden público. Las tres activistas quedaron en libertad en la tarde de este miércoles: la líder del movimiento en España, Lara Alcázar, tras ser detenida con cargos en la comisaría de Moratalaz, y sus compañeras, después de declarar ante el juez García de Dios.

"El aborto es sagrado"
Las tres activistas interrumpieron el miércoles en la mañana en el pleno del Congreso con el torso desnudo y al grito de "aborto es sagrado", lo que provocó cierto desconcierto en el hemiciclo hasta que fueron expulsadas de la tribuna del público y detenidas. Su forma peculiar de protesta ha tenido una gran repercusión y ha provocado polémica.

La Policía las acusa de un delito contra las instituciones
Lara Alcázar fue puesta en libertad a la primera hora de la tarde con la obligación de comparecer ante el juez. Las otras dos activistas de Femen, la ucrania Inna Shevchenko y la francesa Pauline Hillier, fueron liberadas alrededor de las 20:00, tras ser puestas a disposición judicial. Shevchenko y Hillier viajaron específicamente a España para realizar esta protesta.

La Policía Nacional acusa a las tres activistas de un delito contra las instituciones del Estado, el previsto en el artículo 497 del Código Penal por perturbar el orden de las sesiones de las Cortes.

El juez pone en duda que se trate de una perturbación grave
Sin embargo, en su auto, el juez considera "harto difícil" considerar que, como sostiene el atestado policial "sin concretar artículo alguno", se pueda catalogar el acto de protesta de Femen como un hecho de perturbación grave penado como un delito de alteración de orden público en el Congreso.

Los aplausos de diputados
El juez apunta a que el Código Penal aplica el principio de legalidad de forma "mecánica", en lo que se refiere a la perturbación del orden de las sesiones parlamentarias, si se produjeran “vítores y aplausos, con aclamaciones laudatorias”. La protesta de las activistas de Femen fue recibida con aplausos de aceptación por parte de diputados del Grupo de la Izquierda Plural en el Congreso.

Las activistas de Femen irrumpen en el Congreso de los Diputados al grito de "el aborto es sagrado". EFE Las activistas de Femen irrumpen en el Congreso de los Diputados al grito de "el aborto es sagrado". EFE



Femen quiere abrir una sede en Madrid
Lara Alcázar aseguró que las protestas de estas activistas van a continuar. "Por supuesto, vamos a llegar más lejos y por supuesto vamos a seguir protestando". Según ha anunciado, la organización, que cuenta con entre 15 y 20 activistas en España, tiene la “intención de abrir un centro de Femen en Madrid para que las activistas se formen y estas protestas se sigan desarrollando".

Denuncia que fueron tratadas con brutalidad
La líder de Femen en España, Lara Alcázar, en declaraciones a los medios, ayer, tras salir de la comisaría en el barrio de Moratalaz, denunció que fueron tratadas con “bastante brutalidad” y que, de hecho, le han quedado marcas.

Forcejeo de los ujieres del Congreso con una de las activistas de FEMEN. EFE Forcejeo de los ujieres del Congreso con una de las activistas de FEMEN. EFE



Lo que Gallardón considera sagrado
Sobre el lema de su protesta, “el aborto es sagrado”, Alcázar ha dicho que "si para Gallardón es sagrado el catolicismo y es sagrada su moral, para nosotros lo que es sagrado es la vida y la decisión de una mujer sobre su propio cuerpo".

"Nuestro cuerpo no es un objeto erótico"
La activista de Femen ha defendido utilizar el cuerpo para llevar a cabo estas protestas y ha aclarado que “nuestro cuerpo no es un objeto erótico, es un objeto de protesta, es un contexto político. Están liberados de cualquier sentido patriarcal son usado para nosotras, para uso y disfrute y para nuestras reivindicaciones".

Lara Alcázar ha enviado un mensaje a quienes creen repulsivo su particular modo de protestar: "Lo que repulsivo es que no se tenga en cuenta la opción de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos, sobre sus vidas", y ha advertido, en referencia al PP, de que su grupo “no va a doblegarse ante la opinión de un partido fascista, derechista y misógino".