Javier Zarzalejos y José María Aznar en el Campus FAES de 2013 / Foto FAES Javier Zarzalejos y José María Aznar en el Campus FAES de 2013 / Foto FAES



El PP hace equilibrios para figurar en la manifestación de la AVT contra del próximo domingo bajo el lema "Justicia para un final con vencedores y vencidos", convocada para protestar contra la anulación de la doctrina Parot a instancias de Estrasburgo, ya que es el Gobierno de Rajoy el que la tiene que aplicar -de hecho la etarra Inés del Río ya ha sido excarcelada-. En sus gestos conciliadores hacia las víctimas, el PP ha presentado precisamente este jueves ante el Tribunal Supremo un recurso contra la sentencia del caso Faisán porque quieren más castigo para los policías. Y FAES agita y azuza a las víctimas sin ningún disimulo por medio de su secretario general, Javier Zarzalejos.

Alentando a las víctimas contra Zapatero
Zarzalejos, secretario general de FAES, ha difundido esta semana un documento, recogido ampliamente por todos los medios de la órbita del PP, en el que se asegura que "la mal llamada derogación de la doctrina Parot forma parte de la negociación que el Gobierno anterior emprendió con ETA, bajo la piadosa etiqueta de proceso de paz". Este ideólogo popular concluye sacando a relucor el Faisán y sentenciando que "esto está ocurriendo sin arrepentimiento, sin condena alguna de la trayectoria criminal de ETA, sin renuncia a la intimidación, sin rectificación del proyecto totalitario, con las víctimas luchando por un relato que salvaguarde su dignidad y su memoria. Pensar que lo que está pasando no tendrá consecuencias o que se trata de la liquidación desafortunada de episodios del pasado, no sería más que una temeraria despreocupación sobre del futuro del País Vasco y de toda España".

El hombre que prometía una vía dejando de lado a la Policía
Resulta estremecedor escuchar a Zarzalejos denunciando 'chivatazos' a ETA o hablando de relatos injustos con esas víctimas que ahora pretende instrumentalizar. Porque él en persona fue uno de los emisarios que Aznar envió en 1999 a Zurich a hablar con la banda y sondear las condiciones del fin de la violencia, y hay constancia de lo que prometía entonces. Ahora se echa las manos a la cabeza por el Faisán y entonces, en el marco de una tregua terrorista, le trasladó a los representantes de ETA que "de lo que se trata es de mantener una vía a salvo de 'contaminaciones policiales'".

"No venimos a la derrota de ETA"
Y más aún, el representante del Gobiero de Aznar dejó clara su intención: "No venimos a convencerles de que dejen de ser una organización armada (...) estamos muy interesados en crear un escenario de cese indefinido (definitivo) de la violencia". El mensaje era inequívoco: "Hemos hecho un esfuerzo para asumir la lógica del otro, y dentro de esa lógica no pensamos que ETA se va a rendir. Sabemos que ETA tiene todavía capacidad mortífera. No pensamos que lo que nosotros les podamos decir sobre la lucha armada, sobre la violencia pueda modificar actuaciones de la organización...Hemos hecho un esfuerzo de acercamiento... No venimos a la derrota de ETA".