El Gobierno tramitará de carácter urgente la enmienda para el aforamiento completo del Rey, tanto para asuntos civiles como penales. El viernes quedará registrado el texto en el Congreso en forma de enmienda a la Ley Orgánica Complementaria de la ley de racionalización del sector público y de otras medidas de reforma administrativa. Aún acortando los plazos, el aforamiento estará en vigor en un mes. El vacío legal podría dar algún que otro dolor de cabeza al Rey, al que un catalán y una belga interponen demandas de filiación.

Se estudiaron varias fórmulas
PP y PSOE han estudiado varias fórmulas para proteger al Rey, desde una proposición de ley de los grupos hasta un proyecto de ley del Gobierno con trámite rápido, pero en ambos casos el tiempo en las Cortes era mayor que la vía elegida finalmente, la de la enmienda.

El PSOE se reserva su posición hasta que conozca el texto
Fuentes oficiales del PSOE, citadas por El País han confirmado que el Ejecutivo le ha trasladado la decisión de incluir el aforamiento del Rey en una enmienda a una norma en trámite, la Ley Orgánica Complementaria de la ley de racionalización del sector público y de otras medidas de reforma administrativa. Los socialistas han advertido de que no darán el visto bueno a la enmienda hasta que conozcan el contenido del texto.

Las demandas de filiación
Con la fórmula de la enmienda el blindaje del Rey puede estar en vigor en un mes. El vacío legal que se abre este miércoles, con la firma de la abdicación, ha hecho que uno de los que reclaman ser reconocidos como hijos legítimos del monarca, el catalán Albert Solà Jiménez, se haya propuesto aprovechar el momento y han anunciado ya que presentarán un escrito de ampliación a la demanda que ya registraron en octubre pasado. Entonces fue inadmitida a trámite y recurrida ante la Audiencia Provincial Civil de Madrid. Hasta ahora, todo intento judicial en ese sentido no ha podido seguir su curso por la inviolabilidad del Rey, condición que perderá a partir de la medianoche, cuando se haga efectiva su abdicación en el Boletín Oficial del Estado. Además de Solà Jiménez, también reclama ser reconocida como hija del Rey la belga Ingrid Sartiau, que reside en Gante.