El Ministerio de Defensa, que dirige Pedro Morenés, va a promover al teniente coronel de las Fuerzas Armadas Miguel Ayuso Torres, quien es, además, miembro del Tribunal Militar, pero un antidemócrata que ha cuestionado la Constitución y justificado la represión franquista.

Un cambio oportuno en la lista de ascensos
Ayuso Torres ha sido elegido para ascender a coronel gracias al espaldarazo de la subsecretaria de Defensa, Irene Domínguez-Alcahud, que, según publica El País, movió ficha para colocar al polémico teniente coronel en el puesto ocho, que le garantiza el ascenso, cuando en un comienzo figuraba en el puesto 13. Defensa ha justificado el cambio porque se introdujo el criterio de la antigüedad, que no se había tenido en cuenta.

La  Constitución "bastarda y espuria"
En cualquier caso, Ayuso Torres más que un ascenso merecería una sanción, si se tienen en cuenta los postulados que defiende en el Ejército y, también, en la enseñanza, como catedrático de Ciencia Política y Derecho Constitucional en la Universidad Pontificia de Comillas.

Este militar defiende cosas como que la Constitución es “una seudoconstitución, que no puede tener principios en función de su origen bastardo y espurio”, que “se basó en la mentira, por lo que antes o después tenía que desmoronarse. El desfondamiento institucional, moral y religioso hace, sin embargo, que no podamos celebrar en exceso el fiasco”.

Justifica la represión franquista
El aún teniente coronel, por cierto, tertuliano del programa Lágrimas en la lluvia, de Intereconomía, ha considerado que la represión franquista tras la guerra civil fue “legal”, aunque “severa”. También ha comparado la ley de Reforma Política de Adolfo Suárez de 1976 con la Ley de Habilitación que dio poderes dictatoriales a Hitler en 1933.

Defensor de las ideas más reaccionarias del catolicismo, en una conferencia en Mexico aseguró que la Guerra Civil española fue una "auténtica cruzada".



No reconoce al Rey
Ayuso tampoco reconoce al Rey Juan Carlos y defiende la Comunión Tradicionalista, la rama más ultra del carlismo. De 2004 a 2010 fue jefe de la secretaría de Sixto de Borbón, que se pretende el rey legítimo de España.  Defiende a capa y espada el lema del carlismo —Dios, Patria, Fueros y Rey Legítimo—, que, según dice, sigue siendo la única bandera de esperanza”.