Ecce Homo antes y después de la 'restauración'. EFE Ecce Homo antes y después de la 'restauración'. EFE



El párroco de Borja, en Zaragoza, Florencio Garcés, que administra las visitas al ya famoso Ecce Homo, ha sido acusado por la Guardia Civil de apropiación indebida de fondos de "una parroquia" por una cuantía aproximada de 210.000 euros, un presunto delito continuado de abusos sexuales, otro de coacción, blanqueo de capitales y dos de similuación de delito.

Fue detenido el viernes
Florencio Garcés, que fue detenido el viernes, pasó la noche en dependencias de la Benemérita, y se encuentra a la espera de prestar declaración ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Tarazona.

La lugareña que dio celebridad al Ecce Homo de Borja
El Ecce Homo de Borja, una pequeña pintura mural ubicada en el Santuario de Misericordia de Borja, alcanzó fama en todo el mundo tras el intento de restauración de una mujer de la localidad, Cecilia Giménez Zueco, que fue en realidad un destrozo de la obra.

El alcalde dice que el cura no lleva la recaudación
El alcalde de Borja (Zaragoza), Francisco Miguel Arilla, presidente de la Fundación Sancti Spiritus, propietaria del Ecce Homo, ha desvinculado la detención del cura de esta localidad con esta pintura, al asegurar que aunque el párroco da a veces da misa en la iglesia donde está la obra, "no tiene nada que ver" con su recaudación, informa EFE.

Según la Fundación Sancti Spiritus de Borja la recaudación de estas entradas se destinó a contratar personal para atender las visitas a la iglesia donde se ubica el Eecce Homo y para acometer mejoras en la residencia que tutela.

El Arzobispado expresa "estupor"
De momento, no han trascendido más datos de la operación y en qué medida está relacionada o no con el Ecce Homo. Se espera un comunicado oficial del Arzobispado de Tarazona. Mientras, su vicario general, Esteban Aranaz, ha expresado su "estupor y sorpresa" por la detención del cura y su deseo de que se aclaren "cuanto antes las acusaciones que ante el juez se le imputan a Florencio Garcés".
El Obispado ha pedido respeto a la presunción de inocencia del párroco y ha manifestado su "confianza absoluta en el buen hacer de los jueces y el ministerio fiscal y la disposición por parte de los responsables de este Obispado de Tarazona para colaborar con la justicia en el esclarecimiento de los hechos que se le imputen". Por último, han señalado que "el obispo de Tarazona se reserva cautelarmente la aplicación de las normas canónicas correspondientes" ante esta detención.

Cecilia defiende al cura
Cecilia Giménez, la autora de la polémica restauración, ha declarado que la detención ha causado "estupor y disgusto" y ha añadido que, si hay que apoyarlo, "aquí está Borja" porque es una "buenísima persona".