A pesar de que el pleno así lo aprobó (con el desacuerdo del PP) a propuesta del PsOe y con el apoyo de IU y UPyD, los símbolos franquistas que se muestran en la localidad madrileña de Brunete, ahí siguen, con el intento del equipo de Gobierno de que una posible declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) de la Plaza Mayor mantenga el escudo franquista y otros símbolos de la época, ahora inconstitucionales. Pero ante esta pasividad, el candidato del PSOE a la alcaldía, Salvador Sierra, ha manifestado a ELPLURAL.COM su intención de “hacer cumplir el dictamen del pleno y la Ley de Memoria Histórica”.

El dictamen de pleno, indicaba que en un plazo máximo de dos meses estos símbolos de la época franquista deberían retirarse. Pero no ha sido así. De atrás colea la petición de declaración de BIC de la Plaza Mayor cuya solicitud se publicó en  enero en el BOCAM . Se pedía el inicio de los trámites para que la plaza Mayor y la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción y su entorno lograran la máxima protección monumental.

Escudos franquistas como bienes culturales
El ‛truco’ consistía en que de paso se incluyeron “los escudos o placas conmemorativas que proporcionan las claves para el conocimiento del bien y las circunstancias en que fue construido, como el escudo de España que preside la Casa de Falange o las lápidas conmemorativas situadas en la escalinata de acceso a la iglesia”. Es decir, que en ese caso se quedarían ya para siempre dando fe del triunfo de los nacionales en la famosa batalla del 37.

El PP no mueve ficha
En el pleno realizado en febrero la situación se reconsideró por parte del partido UPyD  cuya abstención en  la anterior ocasión había hecho realidad el deseo popular y sin embargo,  en este último pleno, votó con los concejales socialistas y de IU por lo que la euforia reinó en el salón del consistorio… por poco tiempo. El equipo de Gobierno no ha movido ficha para desmontar los símbolos en cuestión.

¿Qué hará la Comunidad?
Al día de hoy, Salvador Sierra afirma que pese a las alegaciones presentadas, es un enigma la resolución que vaya a tomar la Comunidad sobre esa solicitud de Bien de Interés Cultural. “Pero es que el pleno ha decidido que se quiten las placas y no se cumple lo que han resuelto los representantes de los vecinos de Brunete”.

Símbolos para dar y tomar
Brunete tiene símbolos para dar y tomar. Enumero por encima el candidato socialista: “. En la glorieta próxima al cementerio  nos encontramos con un crucifijo de granito con una alegoría por los muertos del lado franquista, denominados mártires; otra cruz con un recordatorio a Primo de  Rivera y a los caídos por Dios y por España  en la puerta de la  iglesia y detrás del Ayuntamiento un recordatorio de la cruzada”.

Un pueblo reconstruido
No hay que olvidar que tras la batalla que tuvo lugar entre el 5 y el 27 de julio de 1937 y que fue una de las contiendas más duras de la guerra civil, el pueblo quedó derruido y se reconstruyó mediante la acción del departamento de Regiones Devastadas en 1946. Fue obra del arquitecto y Consejero Nacional Pedro Muguruza y colonizado con ciudadanos en buena parte afectos al régimen.

Obligada emigración
Mucha gente que se había mantenido leal a la democracia frente al golpe militar, se marchó del pueblo dadas las circunstancias. Algunos no fueron muy lejos, a Navalcarnero, a Majadahonda, a Madrid capital. Pero se vieron obligados a salir de la localidad.

Normalidad de lo que no es normal
 ¿Cómo se vive en el caso de la población más joven esta situación de tensión municipal en relación a la retirada o no de los símbolos del franquismo. Salvador Sierra que tiene 26 años y es uno de los candidatos más jóvenes de estas próximas elecciones municipales afirma: “ A los de mi edad que lo hemos visto siempre, nos parece normal pero no es normal”.

Cumplir la Ley
“Hay jóvenes a los que les da igual, gente cercana al PP que dicen que forman parte de la historia y muchos estamos porque se cumpla la Ley. Que considero es la postura que en todos los casos hay que tener. Parece también que hay  gente que ante la pasividad del equipo de Gobierno se contagian y acaban resignándose aunque no estén de acuerdo”, continúa Sierra.

Cautivismo interno
Dice también el socialista que  la reconstrucción del pueblo generó hacia sus pobladores  “un cierto cautivismo interno, hasta el punto de llegar a creer que gracias a Franco, Brunete había vuelto a nacer, cuando habría que analizar las causas de la destrucción inicial y a quien se debieron”.

Oxigenar la vida municipal
“Haremos cumplir  el dictamen del pleno y la Ley  de Memoria Histórica, eso está  garantizado”, asegura el candidato  que añade: “Lo principal para Brunete es abrir puertas y ventanas,  oxigenar la vida municipal de presuntos casos de corruptelas,  de presuntos caciquismos; de una dudosa calidad de la democracia municipal”.

Gobierno participativo
Frente a ello está dispuesto a conseguir un  Gobierno participativo, innovador,  con foros ciudadanos, rindiendo cuentas, con auditorías internas y externas del Tribunal de Cuentas, para conocer la situación real  del Ayuntamiento.  Continúa Sierra casi ya en campaña: “Y desprivatizar  una serie de servicios como el servicio de recaudación de impuestos que ahora lo lleva una empresa”. Y con lo que ahorren: “bueno, compra de libros escolares, becas de comedor…  una gran cantidad de servicios para el pueblo”.