María Dolores Cospedal está que trina; se sube por las paredes y su enfado es claro y notorio ya que la moda de las televisiones de invitar a los políticos a programas desenfadados y “Prêt-à-porter” donde las caras más conocidas de PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos se exhiben ante audiencias millonarias en un intento de “cazar” el voto de los indecisos (un 40 por ciento largo). El caso es que ni Antena 3, ni Telecinco, ni Cuatro ni La Sexta y ni siquiera TV 13 y sus programas neocon, cuentan con la presencia de la secretaria general de los conservadores españoles, que ha visto como a su “enemiga íntima del alma”, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se la rifan todos los programas y anda de plató en plató bailando, conduciendo y mostrando sus encantos personales, que quedan de manifiesto, además de en la cartelería electoral del Partido Popular cuya imagen icónica comparte nada más y nada menos que con el candidato Rajoy. O lo que es lo mismo, Sáenz de Santamaría ha desplazado definitivamente a Cospedal, como así lo recogió hace unos días ELPLURAL.COM, y protagoniza por primera vez en la historia del partido de la gaviota una campaña bicéfala, dejando claro que el recambio natural de Mariano Rajoy no es otro que la vallisoletana y número dos del Gobierno y de la lista electoral de Madrid.

Una coreografía propia de una “showoman” 
Tanto enfado acumulado ha llevado a Cospedal a criticar con dureza en una reciente entrevista concedida a Rne a ciertos políticos que se han convertido en “showoman” participando en programas de televisión, dijo refiriéndose, aunque sin mencionarla, a la vicepresidenta del Gobierno que bailó y significó de todos “los momentazos” que el conductor del programa “El Hormiguero”, de Antena 3, le iba proponiendo, incluido el baile coreografiado y ensayado por Soraya Sáenz de Santamaría, por mucho que Pablo Motos insistiera en la espontaneidad, aunque el beso en la calva al coreógrafo tal vez sí fue fruto de la improvisación. Y eso ha sacado de sus casillas a la secretaria general, que ha quedado relegada a un segundo o tercer plano. De ahí que en la misma entrevista sentenciara: “Los políticos no somos artistas ni somos tertulianos”.

Una velada con Bertín y futbolín  
Pero Cospedal no sólo arremetió contra Soraya, también le atizó al mismísimo Mariano Rajoy, al que catalogó de “showman”, por sus apariciones en la Cadena Cope retransmitiendo un partido, con cachete incluido a su primogénito, o por cocinar y jugar al futbolín con Bertín Osborne. Para la secretaria general del PP, consciente de que con estas declaraciones tira piedras sobre su propio tejado criticando a los principales miembros de su Gobierno, lejos de evitar polémicas aseguró ver “demasiada frivolidad y superficialidad”, concretando que ha declinado la invitación a algunos programas de televisión porque es “una persona muy pudorosa”.

“La teletienda” de Cospedal
Pudor que perdió en diciembre de 2012 cuando, rodeada de chorizos, jamones, quesos, ajos (que eran chinos), aceites, vino… envuelta en un gran bodegón, protagonizó una curiosa campaña en la televisión de Castilla La Mancha dirigida por su fiel servidor Nacho Villa, donde, entre otras cosas, recordaba “la calidad del vino, la excelencia de sus aceites, el significado del queso manchego, el sabor único del jamón…”, en un spot publicitario de promoción personal con dinero público que, sin embargo, le salió el tiro por la culata puesto que las redes sociales ardieron y bautizaron su “showoman” televisivo cuando ésta presidía el Gobierno de la comunidad como la “teletienda de Cospedal”.

PSOE manchego: Otra forma de ver TV 
Eso sí, nada que ver con la campaña que sus contrincantes en Castilla La Mancha llevan a cabo estos días electorales, como queda recogido en el vídeo donde el secretario general del PSOE y presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, ofreció un sentido y emocionado mitin con Pedro Sánchez en Tomelloso en un intento, y según las imágenes lo consiguió, de arengar a los suyos y animarles a seguir luchando y trabajando porque “es posible ganar” en Ciudad Real, en Castilla La Mancha y en España. Diferentes maneras de interpretar la fuerza de la imagen.