Fuensalida, sede toledana del Gobierno de Castilla-La Mancha, ni confirmaba ni desmentía en la noche del miércoles la presencia de la presidenta del Gobierno castellano-manchego, María Dolores Cospedal, en la procesión del Corpus Christi de este jueves en Toledo. Todos los medios de comunicación regionales daban por hecho que la también secretaria general del PP, que ya se había ausentado de este ineludible acto en los años 2013 y 2014 para evitar se abucheada, tampoco asistiría en esta ocasión, y menos siendo su último año en Toledo como jefa del Ejecutivo manchego si como todo apunta el socialista Emiliano García-Page, que como no podía ser de otra forma estuvo en el desfile procesional, será con los votos de Podemos el nuevo presidente autonómico. Sin embargo, todas las quinielas fallaron, todos los pronósticos erraron y la todavía número dos de Mariano Rajoy se presentó por sorpresa en la misa que precede al desfile y, además, lo hizo sin mantilla ni peineta y en compañía del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. ¿Por qué cambió de opinión la lideresa?

El “ministro del Opus” no avisó
Según fuentes del Cabildo catedralicio de Toledo consultadas por ELPLURAL.COM, María Dolores Cospeal llamó al Déan de la catedral, Juan Sánchez, a las 8 de la mañana para comunicarle que asistiría a la misa que abre los actos del desfile procesional del Corpus Christi, cuando horas antes su presencia había sido desmentida por el mismísimo Gobierno castellano-manchego. Las mismas fuentes aseguraron a este periódico que el cambio repentino de opinión de la presidenta en funciones se debió a que fue informada a posteriori de la presencia del ministro más católico, apostólico y “románico” (ironizan las fuentes) del Gobierno de Rajoy, el “opusino” titular de Interior, Jorge Fernández Díaz. Presencia que ni siquiera el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, conocía de antemano, lo que no impidió que el “aparato cospedaliano” lo abroncara. Eso sí, tuvo que improvisar una ridícula rueda de prensa, sin preguntas, claro, para que Cospeal se luciera después del desfile en compañía del ministro del Interior, quien dijo (y nadie lo sabía) que ya había participado en el Corpus al ser miembro del Capítulo de Caballeros del Santo Sepulcro (ahí queda la cosa). Ah, también estuvo como figurante de compañía el polémico presidente de la Diputación de Toledo, Arturo Garía-Tizón.

De negro riguroso y sin perlas ni peineta...
Pero la presencia de Cospedal no solo sorprendió al Cabildo y a los toledanos, que daban por hecho su ausencia, también cogió con el pie cambiado a sus acólitas más fieles en estos menesteres casposos, que se presentaron en la procesión luciendo mantilla y peineta cuando su jefa de filas acudía sin esos ornamentos decimonónicos y vestida de negro riguroso, eso sí, sin perder el diseño del vestido, porque, como dice una de sus allegadas, “antes muerta que sencilla”. El caso es que cuando la vicepresidenta segunda en funciones de la Mesa de las Cortes de Castilla-La Mancha, Cesárea Arnedo, y la secretaria primera, Inmaculada López, ambas luciendo mantilla, vieron entrar en la Catedral Primada de Toledo a su jefa libre de toda esta parafernalia, sus rostros se trasformaron y no ocultaron su enfado por encontrarse fuera de lugar y no estar en sintonía con la lideresa.

...Y llorando a lágrima viva cuando fue abucheada
Cospedal no acudía al desfile del Corpus desde junio de 2012, cuando durante el recorrido del desfile procesional fue pitada, abucheada e increpada por numerosos ciudadanos afectados por los salvaje recorte que un año antes había aplicado la neocon (sanidad, educación, dependencia...). Este año, el pueblo ha vuelto a repudiarla, si bien es cierto que con menor intensidad sabiendo como sabe que se va, mientras que el que todo indica será su sucesor en la Presidencia y en su condición de alcalde en funciones de Toledo, Emiliano García-Page, ha sido constantemente aplaudido. Abucheo que se ha dejado notar en la Plaza de Zocodover, centro neurálgico del Casco Antiguo y lugar donde se desarrolla la eucaristia al aire libre, donde la emoción ha podido con los nervios de acero de María Dolores Cospedal, que no ha evitado llorar y mostrar ante las cámaras de su manipulada televisión un semblante ojerizo y lloroso. Una pena.

Mario Conde, la nietísima y los rusos
Pero no todo el monte es orégano, ni todo el recorrido procesional es rechazo. No. En algunos puntos del trazado procesional Cospedal ha recibido el reconocimiento de los asistentes. Por ejemplo, a la altura de la calle Alfileritos, el punto urbano, tal vez, más bello del desfile. Aquí, desde el balcón del bufete Abogados Fernando Mariano Garrido Polonio, la presidenta ha recibido los mayores elogios. Mario Conde y la nieta de Franco, Carmen Franco, estaban en esas atalayas, según nos han contado a ELPLURAL.COM, donde parece ser también se encontraba Blas Díaz, el supuesto alma máter de la cuestionada asociación Manos Limpias. Estos populares espectadores ocupan tres balcones blasonados con las banderas de Rusia y España. ¿Y por qué el emblema ruso? Fácil, el despacho de Garrido Polonio fue el encargado de repatriar los restos de cientos de miembros de la División Azul que combatieron en el frente soviético.

Cospedal y el Corpus
Sea como sea, el caso es que la relación de Cospedal con el Corpus toledano es más tormentosa que cariñosa. Y es que si el 27 de junio de 2011, días después de tomar posesión como presidenta del Gobierno de Castilla-La Mancha, su particupación fue todo un éxito, vestida con mantilla, peineta y perlada, aclamándola como “¡presidenta, guapa, torera!”, un año después, el 7 del mismo mes de 2012, fue increpada por centenares de ciudadanos afectados por sus salvajes recortes. El resto de los años, 2013 y 2014, se inventó un viaje a Bruselas y la coronación de Felipe VI, la salvaron del obligado y merecido abucheo, respectivamente.