Desde que el PSOE implosionó en aquella semana fatídica, con Comité Federal incluido, y anunciaron la abstención en pos de la gobernabilidad de España, comenzó su descalabro en las encuestas. Sin embargo, la formación comandada ahora por una gestora con Javier Fernández al frente, parece ver la luz al final del túnel. Y es que, Simple Lógica publica la encuesta de intención de voto relativa al mes de noviembre y el PSOE muestra un ligero repunte.

Según este sondeo, el PSOE seguiría siendo la tercera fuerza política de España, por detrás de PP (34,1%) y Unidos Podemos (22,9%), pero por fin muestra un cierto repunte, lo que podría ser un punto de inflexión.

La formación soicialista es la única, junto con Ciudadanos, que mejora sus previsiones con respecto al mes pasado. El PP se ha desinflado -de 36,8% en octubre ha pasado a 34,1%-, Unidos Podemos baja ligeramente -de 23,5 a 22,9- el PSOE sube 1,7 puntos porcentuales y Ciudadanos para del 13,9 cosechado en octubre a 14,5%.

Los datos para realizar esta encuesta fueron recogidos entre el 2 y el 8 de noviembre, lo que demuestra que tras la ciclogénesis y la aparición de Pedro Sánchez en Salvados, las aguas parecen calmarse, o bien por el paso del tiempo que ha provocado que la situación se enfríe o bien por la acción paliativa de la gestora. Mucho tiene que ver también que el exsecretario general se tomara unas semanas de descanso y desapareciera de la esfera pública antes de coger su coche para “recorrer España”.

Rivera, el líder mejor valorado

Simple Lógica también publica los resultados de las valoraciones de los políticos. El peor valorado es Pablo Iglesias, a quien tan solo aprueban un 22,9%. Le sigue Pedro Sánchez con un 22,9%. Rajoy y Garzón están muy cercanos, 30,3% el primero y 30,1% el segundo. Albert Rivera se erige como el mejor valorado, con el 42,2% de aprobación.

Datos sorprendentes

Algunos de los datos más sorprendentes nos los encontramos si analizamos el ratio de aprobación de los líderes políticos dentro de los votantes de los otros partidos. Por ejemplo, Pedro Sánchez recibe un 50,7% de aprobación entre los suyos, pero también es bastante elevado la aprobación de Sánchez entre los electores de Podemos (34,9%).

Garzón cuenta con un buen ratio de valoración dentro de las filas socialistas (38,3%) y Albert Rivera está mejor valorado entre los populares que entre sus propios votantes (76,7% frente al 77,9% de votantes del PP que le aprueban).