El Grupo Parlamentario Socialista ha presentado una solicitud de comparecencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ante el Pleno del Congreso, para explicar la gestión de la crisis del ébola y dar cuenta de la investigación oficial que el Gobierno ha debido realizar.

Deficiente gestión de la crisis
“Hoy está previsto proceder al alta hospitalaria de Teresa Romero, la auxiliar de enfermería infectada por el virus ébola, lo cual es un motivo de alegría colectiva de la que participa el Grupo Socialista”, señala el portavoz socialista de Sanidad, José Martínez Olmos. “Es por eso que, llegados a este punto del proceso que ha supuesto la gestión de esta crisis de salud pública, se hace imprescindible la comparecencia del presidente del Gobierno para explicar todos los extremos de la crisis de salud pública por el virus de ébola y hacer público el contenido de la investigación oficial que el Gobierno ha debido realizar”.

Martínez Olmos ha puesto de manifiesto “la deficiente gestión de la crisis desde el ámbito de competencias del Ministerio de Sanidad”, que conllevó “la necesidad de crear un comité de crisis y un comité científico” después de las exigencias que en ese sentido realizó el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, lo que –a su juicio- “supuso una clara desautorización a la ministra de sanidad ante su incuestionable incapacidad para gestionar con solvencia una situación que estaba generando una gran alarma y preocupación tanto en España como en la comunidad internacional”.

El contagio de Teresa Romero
Este comité de crisis –recuerdan los socialistas- tenía, entra otras, la obligación de realizar una investigación oficial para determinar todos los extremos que acontecieron en el proceso que se inició con la repatriación de los dos cooperantes en el mes de agosto y la infección por el virus ébola a la auxiliar de enfermería Teresa Romero y el seguimiento sanitario de los contactos de esta profesional infectada.

“Dicha investigación oficial es estrictamente necesaria para conocer los potenciales fallos que pudieran haberse cometido y la exigencia de responsabilidades políticas. También, es necesaria para la eventual intervención del poder judicial en este proceso, para determinar las posibles responsabilidades administrativas y/o penales”, advierte el PSOE.