Además de compaginar su militancia en el Opus Dei y en la Sagrada Orden Militar Constantiniana de San Jorge, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, también acostumbra a acudir al Valle de los Caídos para realizar ejercicios de meditación. Así lo han confirmado a ELPLURAL.COM desde la Abadía Benedictina de la Santa Cruz del Valle de los Caídos. Una costumbre que se remonta varios años atrás y que tuvo uno de sus últimos episodios conocidos el pasado mes de mayo, cuando una vez más el ministro del Interior acudió al que está considerado como el mayor símbolo de la represión franquista.


Mausoleo franquista
Tanto es así que, hace tan sólo unas semanas, el Partido Socialista volvió a reclamar al Gobierno la “reconversión ” del Valle de los Caídos al ser en la actualidad un mausoleo contrario a la “cultura de la convivencia” y un “desprecio” a las víctimas de la dictadura. Todos los grupos políticos, a excepción del Partido Popular, consideran que el mausoleo no sirve para educar en la cultura de paz sino que mantiene “heridas abiertas” y establece una inadmisible “jerarquía funeraria” por la situación preeminente de las tumbas de Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera.


Orando junto a la tumba de Franco
Algo que no impide al ministro del Interior recorrer los cerca de 60 kilómetros que separan el mausoleo del centro de la capital para orar junto a la tumba de Francisco Franco. Ya en el pasado, el abad del Valle de los Caídos, Anselmo Álvarez, reconoció al periodista de Eldiario.es Pedro Agueda, la presencia “muy de tarde en tarde” del ministro del Interior en tan peculiar templo. “Si hay algún acto de comunidad cuando viene, participa en él y luego conversa conmigo o con otros monjes”, señaló el religioso. Recientemente, El País también se hizo eco de la visita del ministro al Valle de los Caídos.


Caballero de una orden ultracatólica
En noviembre de 2012, ELPLURAL.COM desveló que Fernández Díaz también es miembro de la Sagrada Orden Militar Constantiniana de San Jorge, movimiento de caballería que busca la glorificación de la Cruz, la difusión de la Fe y la defensa de la Santa Madre Iglesia. Fue en noviembre de 2008 cuando Fernández Díaz  fue investido caballero de esta orden ultracatólica en una ceremonia que ofició en la catedral castrense de Madrid monseñor Juan del Río y Manuel Monteiro de Castro. El controvertido carácter de esta Orden motivó que el Papa Benedicto XVI no le reconociese legitimidad alguna.


Miembro del Opus Dei
Además, el ministro del Interior es miembro del Opus Dei. Movimiento en clara sintonía con las posiciones que Fernández acostumbra a defender en el Congreso, ya sea para oponerse a la reforma del aborto, para atacar la ley de Memoria Histórica, para expresar su rotundo rechazo a la ley del matrimonio homosexual o para impulsar el controvertido homenaje que en su día la Cámara realizó a Sor Maravillas.


Medallas a la Virgen
Y es que su afiliación religiosa se ha dejado sentir en numerosas ocasiones en el quehacer político de Jorge Fenández Díaz. Sin ir más lejos, en febrero de 2014 el ministro concedió la medalla de oro al mérito policial, la máxima distinción de este Cuerpo, a Nuestra Señora María Santísima del Amor. Dos años atrás, hizo lo propio al otorgar la Gran Cruz de la Guardia Civil a la Virgen del Pilar, patrona de la Guardia Civil. Una medida que se aprobó, para más inri, en el mismísimo Consejo de Ministros en el que se presentaron los Presupuestos Generales del Estado para 2013.