La chapuza corrió este fin de semana por Internet como la pólvora , en la sección 1, página 30993 del número 96 del BOE con fecha de 22 de abril se puede leer: "en su virtud, con la aprobación previa del Vicepresidente Tercero del Gobierno y Ministro de política Territorial y Administración Pública, de acuerdo con el Consejo de Estado dispongo", y a partir de ahi comienzan a desgranarse los artículos por los que se prohíbe la importación de biodiesel argentino.

En lo que va de democracia solo ha existido un Vicepresidente Tercero que ademas haya sido ministro de Política Territorial y Administración Publica, Manuel Chaves, al que el Gobierno del PP ha resucitado nada más y nada menos que en el BOE. ¿Qué ha pasado? Pues que el Ministerio de industria y la Vicepresidencia Primera han dado una muestra de vaguería y falta de control pasmosas. El anterior Gobierno de Zapatero había preparado un decreto para parar la importación de biodiesel argentino, siguiendo las recomendaciones de la UE y para poner orden en el sector de nuevos carburantes. Ese decreto quedó en el cajón fundamentalmente porque Antonio Brufau le dijo al Gobierno socialista que peligraban las inversiones españolas en aquel país porque los argentinos lo verían como un ataque.

El Gobierno de Zapatero lo paró y Repsol no tuvo problemas. De hecho las empresas españolas no han tenido problemas en Latinoamérica mientras gobernó Zapatero. Aquel "favor a Brufau" no sirvió para que el empresario catalán dejara de criticar públicamente al Gobierno socialista, es más, fue uno de los empresarios más virulentos. Ahora con sus amigos del PP en el Gobierno, se ha quedado sin YPF y con Repsol herida de muerte.

El Gobierno en el rincón del vago
Como si se tratara de malos estudiantes acudiendo al "rincón del vago" de Internet, el Gobierno no se molestó en redactar el decreto, pero es que ni siquiera se molestó en revisarlo, lo que ya es para nota.

El BOE depende de la vicepresidenta Primera y ministra de Presidencia, Soraya Sáenz de Santamaría, y aunque la redacción inicial sale de Industria, que son los principales responsables, en Presidencia hay una persona que supervisa el texto que se envía al BOE. ¿Cómo es posible que nadie de todo el Gobierno se diera cuenta?

Lo más grave es que ayer por la noche nadie del Gobierno se había enterado de la chapuza histórica, y como no se puede cambiar el texto del BOE de cualquier manera, habrá que esperar hasta el lunes 24, cuando el Gobierno tenga que hacer una rectificación oficial y por escrito. De momento, el BOE del rincón del vago se puede consultar este fin de semana en Internet, la segunda página del famoso decreto es ya una muestra de la indolencia de este Gobierno y una pieza para coleccionistas.