El atestado de los agentes de Policía que sometieron en la madrugada del pasado domingo a Jesús Presencio a un control de alcoholemia no tiene desperdicio. El concejal de Ciudadanos, asegura el documento que publica este miércoles El Norte de Castilla, desprendía un "fuerte olor a alcohol", tenía los "ojos enrojecidos y muy brillantes" y su habla era "pastosa".

Por si fuera poco bochorno, el dirigente de Ciudadanos, insistió a los agentes "en su cargo político y que merecía trato de obediencia". Según el parte, tuvo un comportamiento de "nula colaboración" y mostró "una actitud prepotente".