Vista de la primera concentración de protesta en Cuenca tras la decisión del Consejo de Ministros de hoy que ha elegido al municipio conquense de Villar de Cañas para albergar el el futuro Almacén Temporal Centralizado de Residuos Radiactivos (ATC). EFE



¿Qué precio ha pagado Cospedal por quebrantar su palabra? ¿A cambio de qué ha “vendido” la presidenta de Castilla-La Mancha la Comunidad que representa? Estas y otras preguntas se hace hoy la sociedad castellano-manchega, que no entiende cómo María Dolores Cospedal puede faltar a su palabra y no oponerse a esta instalación, cuando tan solo hace un año rechazaba que el basurero nuclear se instalara en tierras de Don Quijote.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=tzH_HmjwNZk[/youtube]

¿Qué es el ATC, que nadie lo quiere?
Ni más ni menos que un gran basurero, un gran almacén donde depositar todos los residuos radiactivos de las centrales españolas (no se descarta alquilar las instalaciones para los desperdicios atómicos de otros países). El Almacén Temporal Centralizado (ATC), definición semántica de la citada cloaca nuclear, ha sido rechazado por todas la Comunidades Autónomas (Cataluña, Valencia, Castilla y León…) que optaban a albergar esta instalación. Por todas, menos por Castilla-La Mancha. ¿Por qué?

¿Cómo puede ser una buena noticia?
No solo eso, el Gobierno de María Dolores Cospedal considera una “magnífica noticia” la instalación del basurero que nadie quiere, aludiendo a que se invertirán 750 millones de euros y se crearán un millar de puestos de trabajo. Aún es más, ahora el portavoz del Ejecutivo manchego dice que: “Siempre hemos defendido que Castilla-La Mancha no era una región antinuclear”. (Pincha aquí para escuchar el audio del 19 de enero de 2010).

Barreda: “Es el pago por mantenerse”
Preguntas que el expresidente de Castilla-La Mancha y actual secretario general del PSOE en la región, José María Barreda, ha respondido en rueda de prensa. “Cospedal ha vuelto a preferir asegurar su posición como número dos del PP nacional que ejercer como presidenta regional”, a la vez que se comprometía a “estudiar cómo recurrir esta decisión política, porque los castellano-manchegos estamos hartos de que nos tomen por tontos y nos prometan inversiones a cambio de lo que no quiere nadie en España”.

Greenpeace: “Cacicada de Cospedal”

Pero no solo el PSOE recurrirá esta arbitrariedad, también los ecologistas, que ya han convocado movilizaciones, se han tomado el asunto como una declaración de guerra. Así, la organización ecologista Greenpeace ha anunciado que recurrirá por vía judicial la decisión de instalar en Villar de Cañas el almacén de residuos nucleares, porque a su entender se trata de “una cacicada” de Cospedal, ya que, en su opinión, esta opción es “política y no técnica”.

La lotería del alcalde del PP

Y mientras la sociedad castellano-manchega se indigna por la “cacicada” de Cospedal, sus alcaldes, sobre todo el de Villar de Cañas, localidad que partía como cuarta favorita para albergar el ATC, se muestra encantado con la decisión de Rajoy, asegurando que “es una gran noticia; como si nos hubiera tocado la lotería”. Sin embargo, el regidor del PP no quiere recordar, o no sabe, que Iberdrola proyecta en esa comarca un parque eólico con 2.000 millones de euros de inversión y 800 puestos de trabajo que está a falta de autorización del ministerio. ¿Dará el SÍ el ministro Soria?

Fabra y Cospedal, “jubilosos”

La indignación de esta decisión ha sido generalizada en Castilla-La Mancha. Todos los sectores, salvo el empresarial y el PP, han mostrado su rechazo. De esta forma, CC OO ha emitido un comunicado en el que ironiza sobre las posiciones de los presidentes de Valencia y de Castilla-La Mancha: “Cospedal como Fabra muestren su júbilo, la primera por acoger el ATC en Castilla-La Mancha, y el segundo por librarse del ATC en Valencia”, apunta el sindicato.