La adulación que recibe desde numerosos medios la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, como presunta 'estrella emergente' del PP parece que le está haciendo perder la más mínima prudencia. Este jueves no tuvo inconveniente en inaugurar la nueva sede del PP de Boadilla  -la anterior está siendo investigada por el juez de la Gürtel porque ha apreciado indicios de que se sufragó con dinero público- para hablar allí de una supuesta nueva etapa. La presidenta regional y responsable de la gestora del PP de Madrid reconoció que Boadilla fue "el corazón de Gürtel" pero presentó la nueva sede como la imagen de renovación y transparencia que caracteriza la etapa del actual alcalde, Antonio González Terol.

Cifuentes repite...

El problema para Cifuentes es que no puede lavarse las manos como si tal cosa y abrir dos etapas diferenciadas porque ella estuvo en la inauguración de la anterior sede. Entonces, con cura incluido para bendecir el espacio, la popular se moría de risa junto a dos compañeros 'púnicos' ahora procesados como Francisco Granados y Lucía Figar, y el 'gürteliano' Arturo González Panero. 



... y encima da lecciones

Hace tiempo de aquella inauguración que consiguió aunar los mundos 'Gürtel' y 'Púnica', las dos principales tramas de corrupción del PP de Madrid, pero por lo significativo de la imagen es imposible que Cifuentes la haya borrado de su mente. Pero es que además se muestra olvidadiza de un día para otro. En la inauguración de Boadilla de anoche estuvo a su lado Ángel Carromero, actual secretario general de las Nuevas Generaciones del PP de Madrid a pesar de su condena por homicidio imprudente, de hecho la presidenta regional se fotografió sonriente junto a él. La condena de Carromero, que es firme y que incluye un pronunciamiento de la Audiencia Nacional en contra del indulto, no le impide ocupar cargos orgánicos en las juventudes del partido. Sin embargo, Cifuentes se ha mostrado muy dura esta mañana con la concejal de Podemos en Madrid, Rita Maestre, tras su condena por protestar en la capilla de la Complutense.
 La presidenta regional espera una "respuesta política" de Podemos respecto a Maestre y ha pedido coherencia porque según ella la formación morada no puede tener un discurso hacia los políticos imputados y condenados y luego cambiarlo si les afecta a ellos.