Carla Antonelli, diputada socialista de la Asamblea de Madrid, ha dicho basta a la "pedagogía del odio" y la "transfobia" que se practica desde un medio de comunicación y ha denunciado este viernes por delitos de odio e injurias a Xavier Horcajo. El periodista de Interecomía había vuelto a atacarla en directo por segunda vez desde 2011. , en la que Antonelli ha estado arropada por compañeros del PSM y por COGAM, "no se trata de la humillación, menosprecio o descrédito únicamente hacia mi persona, sino que se trata de un hecho que trasciende más allá, y por el único motivo de mi identidad sexual".




Cifuentes, obligada a pronunciarse tras reír los primeros ataques
En declaraciones a ELPLURAL.COM Antonelli insiste en que la denuncia va más allá de lo personal ya que se trata de insultos que se hacen extensivos: “Cuando habla en ese tono de travestido el desprecio es para todo el colectivo, y hay que recordar que es reincidente en esta materia”.

Hace cuatro años cuando Horcajo arremetió contra Antonelli se dio una circunstancia muy significativa, que entre los tertulianos que celebraban los comentarios del presentador se encontraba Cristina Cifuentes. La diputada socialista quiere que esta vez la popular se pronuncie sobre este nuevo ataque: “Es la presidenta del Gobierno regional. En el 2011 le rió las ‘gracias’ al periodista, ahora habla de leyes contra la transfobia… No le queda más remedio que actuar o sus gestos al colectivo LGTB quedarán como un brindis al sol”.

"¿Qué pasa en un país que no reacciona ante estos ataques?"
La diputada subraya que seguirán “hasta el final” con esta denuncia: “No queremos que caiga en saco roto, sino que sea un caso ejemplarizante. Se siguen produciendo chistes e insultos que parecían erradicados, de otro tiempo… Igual que se actúa contra la xenofobia en el fútbol se deberían tomar medidas contra la transfobia, ¿qué pasa en un país para que no se reacciones contra estos ataques, que percepción hay?”.

Odio desde algunos medios que cala en la sociedad
Antonelli recuerda que estamos ante un problema de calado que afecta a la vida cotidiana de muchas personas: “El 40% del colectivo LGTB ha pensado alguna vez en el suicidio y eso es algo a lo que empuja la presión social, el bullying… Hay que evitar estas situaciones a los jóvenes y protegerlos, la violencia física también está creciendo, no es baladí que desde un medio de comunicación se hable así, esos comportamientos se reproducen en la calle. Hay que decir no a la pedagogía del odio”.

“Nos vamos a encontrar con silencios, pero esta batalla la vamos a ganar, si no las leyes se quedarían en papel mojado”, advierte la diputada.