Cabify continúa su guerra con Podemos. Ante la no rectificación por parte de Irene Montero, Juan Carlos Monedero, Rafael Mayoral y Óscar Guardingo, senador de Catalunya en Comú-Podem, en el acto de conciliación celebrado este viernes en los juzgados de Plaza Castilla (Madrid), la denuncia interpuesta por la empresa de transporte contra dichos políticos continúa adelante. 


El mensaje que lanza Podemos a Cabify saludando desde la ventanilla de un taxi


Tras el encuentro, Cabify ha emitido un comunicado oficial en el que afirman que “la empresa ha intentado explicar a los dirigentes de Podemos el modelo de negocio de la compañía y, con los datos y pruebas que avalan la absoluta legalidad de su actividad, lograr una rectificación pública de esas acusaciones incierta”. A través del comunicado se asevera que "habiendo agotado todas las vías de diálogo posibles por la negativa de Podemos a dialogar, la compañía confirma que interpondrá acciones judiciales contra la citada formación política”.

En la mañana del viernes, en declaraciones para RNE, Irene Montero advirtió que “hay que decirle a Cabify que su modelo económico con sede en un paraíso fiscal es dañino para España”.  ElPlural.com ha hablado en exclusiva con Mariano Silveyra, Regional Manager de Cabify Europa y contesta claro : “¿Generar miles de puestos de trabajo en España de los cuales muchos eran trabajadores excluidos en el mercado laboral, tributar el 100% de la actividad aquí y hacer que empresas de transporte crezcan es malo para España? No entiendo el concepto de 'bueno para España' de Irene Montero”. 

Montero también afirmó que “ninguna multinacional nos va amordazar”. Un hecho que Silveyro niega rotundamente: “Cabify jamás va a amordazar a nadie y mucho menos a un partido político. No tenemos absolutamente nada en contra de Podemos, pero mentir tiene sus consecuencias y más si eres un representante público. La mordaza aquí no entra. Siempre hemos intentado dialogar con ellos y nunca nos han querido escuchar. Agradecemos la bienvenida al Estado de Derecho pero ya estamos en él desde hace mucho tiempo”.

Desde Podemos se ha acusado a Cabify de usar un teórico paraíso fiscal en Delaware para así evadir impuestos. Dicha inculpación es la que más molesta a la empresa de transporte: “Toda la actividad que se genera en España por todos los trayectos que se hacen aquí, se tributa y se paga en España y seguirá siendo así siempre”. Y añade: “Podemos miente a sabiendas porque nos hemos sentado con ellos y hemos tenido la oportunidad de explicarles esto mismo hace tiempo. Hemos tenido reuniones con gente de Podemos y les hemos explicado el modelo. Son gente muy inteligente, conocen esto y saben que Cabify tributa al 100% de su actividad en España. Lo que dicen no tiene ningún sentido”.

Las críticas de Cabify no sólo se limitan a Podemos, sino también a la Administración: “Entendemos que debe ser más valiente en este sentido y no enfrentarse, sino sentarnos a todos en una mesa para construir y dialogar sobre movilidad. No restringir, no bloquear y no imponer trabas a las empresas que estamos intentando hacer algo bueno para la sociedad”.

El trabajador de Cabify también habla sin fisuras del sector del taxi: “Ninguna medida que viene de ese sector tiene buenas intenciones. El mayor enemigo del taxi es el propio sector del taxi. Hay una parte beligerante que ha encontrado una oportunidad para amplificar su mensaje, en muchos casos políticos y están haciéndole daño al sector. No se ponen de acuerdo y en lugar de ponerse a trabajar juntos, con nosotros y la administración, no hacen nada”.