[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"20960","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-353420","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"640","height":"370","alt":"Calle de A\u00f1over de Tajo en la que se homenajea al \u0026#039;carnicero de Badajoz\u0026#039;"}}]] Calle de Añover de Tajo en la que se homenajea al 'carnicero de Badajoz'



Añover de Tajo es una localidad toledana de algo más de 5.000 habitantes gobernada por Izquierda Unida con el apoyo expreso, premeditado y deliberado del Partido Popular, a pesar de que el PSOE cuenta con seis concejales, frente a los cinco y dos, respectivamente, de los susodichos. Hasta aquí, y enmarcándolo, claro, dentro del esperpento ideológico, todo “normal”. Sin embargo, pocos de nuestros lectores entenderán que los concejales de IU se unieran a los del PP para impedir (sin conseguirlo) la moción de los socialistas que proponían sustituir el nombre de la calle General Yagüe por el de Leopoldo Cuéllar, un insigne ciudadano del pueblo merecedor de la distinción. O lo que es lo mismo, la coalición de izquierdas prefiere mantener en la nomenclatura local al llamado “Carnicero de Badajoz”, vulnerar así la Ley de Memoria Histórica, antes que sustituirlo por un apreciado hijo del pueblo, erudito, miembro de academias y destacado científico. ¿Por qué?

IU y PP siempre han estado “enamorados”
El caso es que, como decimos, IU gobierna en Añover de Tajo gracias a sus cinco concejales y a los votos “cariñosos” de los dos “cachorros del PP” que ostentan sendas actas de ediles. Y es que “IU y PP siempre han estado enamorados y durante los últimos ocho años, con o sin necesidad del apoyo de la derecha, han gobernado contra el PSOE, como si fueran la fiel oposición”, declara a este periódico un militante socialista de la localidad. Y atendiendo al pacto de gobierno no andan nuestras fuentes desencaminadas, porque es difícil explicar a la ciudadanía que la coalición de izquierdas, o lo que queda de ella, firme un pacto de gobierno con la derecha más recalcitrante del panorama patrio, como es la castellano-manchega con Cospedal a la cabeza, antes que permitir un gobierno progresista y de izquierdas. Y enfatizamos la denominación de “izquierdas” porque la prueba del algodón no engaña.

Una propuesta lógica y obligada
El caso es que los socialistas pretendían con su moción el reconocimiento de la localidad a Leopoldo Cuéllar Carrasco (nacido en Añover de Tajo en 1929), doctor en Veterinaria, licenciado en Medicina y Cirugía, diplomado en Pedagogía, profesor emérito de la Universidad Complutense de Madrid y colegiado de honor de los Ilustres Colegios Oficiales de Veterinarios y Médicos de la capital de España, entre otras distinciones, dando su nombre a una de las calles del municipio. Concretamente, recordamos, se proponía la sustitución del nombre de la actual calle General Yagüe por el de Leopoldo Cuéllar, cumpliendo así a la Ley de Memoria Histórica actualmente en vigor y que durante los últimos ocho años con gobiernos de IU en el pueblo no ha sido aplicada.

IU prefiere a un genocida antes que a un científico
Cómo explicar, entonces, que la aparente izquierda prefiera el nombre para la calle de su pueblo de Juan Yagüe Blanco, soriano, falangista, considerado responsable de la masacre de Badajoz perpetrada tras la toma de la ciudad por las tropas franquistas a su mando en la Guerra Civil, por lo que recibió el apelativo de “El carnicero de Badajoz”; íntimo de los nazis Göring y Himmler, y acreditado genocida, antes que el nombre de un hijo del pueblo, autorizado intelectual, científico y sin mácula franquista; académico y profesor de generaciones. Es curioso, pero la actitud de IU de esta localidad guarda ciertos paralelismos con el grito gutural del descerebrado animal falangista Millán Astray (“¡Muera la inteligencia!”) en su enfrentamiento con el rector de la Universidad de Salamanca, Miguel de Unamuno, quien le espetó la famosa frase que ha entrado en nuestra historia: “Venceréis, pero no convenceréis”. ¿A quién podrá convencer IU con esta postura? Al PP, de eso no cabe duda, pero el precio que puede pagar el partido refundado por Alberto Garzón puede ser caro, muy caro, en esta localidad donde nunca ha gobernado la derecha. De ahí la sorpresa del PSOE cuando en la votación tres de los cuatro concejales de IU se opusieron a la aplicación de la Ley de Memoria Histórica, votando en contra de la moción junto a los dos concejales “populares”, que también se opusieron a cumplir la ley, alegando que no se había consultado a los vecinos de dicha vía.

¿Y los otros dos concejales de IU?
Los ciudadanos presentes en la sesión plenaria se indignaron igual o más que los seis concejales socialistas. Tanto es así, que algunos de ellos preguntaron a los concejales de IU: “¿qué hacéis representando las siglas de Izquierda Unida?”. A esta pregunta, uno de los concejales de IU llegó a responder que “no era de izquierda, ni de derechas”, según los socialistas, por lo que la cuestión se hace extensible al alcalde, Alberto Rodríguez: ¿de qué va el regidor? Lo que está claro es que el primer edil votó a favor de la moción de los socialistas, pero no impidió que sus concejales hicieran lo contrario (el quinto en cuestión se ausentó). Y es que Rodríguez, liberado a razón de 27.000 euros, sabe perfectamente que la Ley de la Memoria Histórica está para ser cumplida, de lo contrario podría estar cometiendo supuestos delitos de prevaricación y desacato.

¿Pedirá IU explicaciones a los díscolos?
Es evidente que los responsables de IU en Castilla-La Mancha, concretamente su coordinador regional (el nacional, Cayo Lara, también es castellano-manchego), Daniel Martínez, que esta misma mañana ha pedido al concejal del partido y exalcalde de la localidad de Cazalegas que entregue su acta tras ser condenado como “autor responsable de un delito de prevaricación en comisión por omisión”, exigirá la misma responsabilidad a sus concejales en Añover, militen o no en la coalición, pero sí al menos sabemos que se presentaron por este partido, “antifranquista” y reivindicador de la Ley de la Memoria Histórica, por lo que sería lógico que también les exigiera devolver sus actas conseguidas bajo las siglas de IU. ¿O no?