Era de esperar que Las mañanas de Cuatro se resintieran tras la salida de Jesús Cintora y que la cadena perdiera su liderazgo frente a su principal competidor, Al rojo vivo, el programa de debate e información que dirige y presenta Antonio García Ferreras. Tras el cierre de abril llegaban los números: el programa de La Sexta ha superado a Cuatro en un punto y 60.000 espectadores.

Cuatro se deja en el camino 145.000 espectadores
Cuatro ha caído desde su 12,8% de cuota y 781.000 espectadores en marzo hasta el 11,1% y 636.000 espectadores en abril,  dejándose por el camino en abril 1,7 puntos y 145.000 espectadores. La comparación es peor si se retrocede, por ejemplo al mes de enero cuando Las mañanas lideraban con un 13,7% de cuota de pantalla frente al 11,3% de Al rojo vivo, según datos de las cadenas recogidos por la web Bluper.es.

Al Rojo consiguió su mejor dato en abril
Por su parte, Al rojo vivo de La Sexta sube 8 décimas, desde su 11,3% de marzo y 686.000 espectadores al 12,1% y 690.000 espectadores en abril (un punto y 60.000 espectadores más que Las mañanas de Cuatro).

Al rojo vivo consiguió el mejor dato de su historia el pasado 17 de abril, el día después de la detención de Rodrigo Rato, al alcanzar un 14,8% y 856.000 espectadores. Las mañanas no pasó ese día del 12,3% y 684.000 espectadores.

La destitución de Cintora
El pasado 27 de marzo llegaba la noticia de la destitución fulminante de Cintora, que se convirtió en tendencia en Twitter durante varios días. Sobre su despido, se ha hablado de motivos políticos, de presuntas presiones desde el Gobierno y el PP por el tratamiento que les daba desde su programa y el celo con el que ha tratado a representantes de Podemos, aunque también se cuenta que las quejas han llegado, además, desde otros partidos políticos. Otra versión ha apuntado a un cese disciplinario por el comportamiento del periodista con el resto de su equipo,  presunto maltrato a compañeros de trabajo, aunque él lo ha negado.

La cadena le dio varios toques a Cintora
Mediaset ya le había dado varios toques de atención al periodista, pero éstos no habían hecho el efecto esperado. El detonante, apunta esta web, fue el pasado 18 de marzo al criticar la presencia del ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, en una corrida de toros después del atentado de Túnez en el que murieron dos españoles. Al parecer sus comentarios no fueron bien recibidos en Moncloa. Desde la dirección de Mediaset, se le habría llamado en dos ocasiones, pero no se puso al teléfono. Esta actitud habría llevado a su destitución, que se le comunicó el jueves 26 de marzo.

Cintora ha denunciado presión del poder político
Recientemente, en una entrevista con El Mundo, Jesús Cintora ha denunciado que “hay una intromisión del poder político en los medios” de comunicación. Según ha dicho el presentador de Mediaset, le consta que “hay llamadas de los poderes económicos y políticos”.

¿Por qué el Gobierno saca ahora a concurso los canales?
Cintora ha apuntado a una operación del Gobierno para ganarse el favor de las principales cadenas, al subrayar que “saca a concurso seis canales de televisión en un año plagado de citas en las urnas”, algo que le parece “una barbaridad, una anomalía, una medida que condiciona la información”.

No mentía, contaba la realidad
No ha querido explicar qué versión le dio la cadena para cesarle de Las Mañanas de Cuatro y quién se lo comunicó, pero defendió su trabajo en el programa y negó que  no haya sido objetivo con el tratamiento informativo del programa, como expresó Mediaset. “¿Se han contado cosas que duelen en Las mañanas de Cuatro? Pues sí, y fundamentadas en la realidad. La amnistía fiscal no es una regulación; la inmigración no es movilidad exterior, la subida de impuestos no es el recargo de solidaridad temporal. Entre el parado y el que le está machacando, me quedo con el parado. En mi forma de entender el periodismo. El presentador tiene que tener criterio”, apunta el presentador