Numantia es un claro ejemplo de diversión didáctica. Una manera magnífica de conocer la historia de ese irreductible pueblo que puso en jaque a un imperio. Una épica lucha de David conta Goliath y que comenzó a forjar la historia de España. Cómo durante 20 años un pueblo unido consiguió resistir las huestes lideradas por Publio Cornelio Escipión Emiliano, El Africano Menor. La excusa ideal para disfrutar del belicismo en los videojuegos al mismo tiempo de dar valor a un acontecimiento clave para comprender la historia de los pueblos que conformaron lo que hoy en día conocemos como España. Garray, Soria, es el escenario sobre el que se desarrollan los eventos. Si tienes preguntas sobre ese pasaje de la historia, Numantia te da las claves para entender el contexto. Un pueblo unido, guerrero, y una esperanza: la libertad.

Todo esto lo podemos conocer gracias a este videojuego desarrollado por equipo madrileño Recotechonology. A través de un sistema de estrategia por turnos podremos batallar contra nuestros enemigos. Con toques que recuerdan al Age of Empires o Civilitation, podremos definir cuál será nuestra estrategia de ataque o defensa, pero también la gestión de recursos o definir la diplomacia. Además, incluye un aspecto que le da a la obra un toque de realidad: adiestramiento de nuestros soldados y la gestión la psicología ante los acontecimientos. Pero también tendremos que lidiar con problemas que podamos tener dentro de nuestro “equipo”. Tenemos barra de salud y moral, que se verán afectadas durante el desarrollo de la batalla. La moral juega un papel muy importante. Dependiendo del grado, nuestros ataques serán más dañinos, por ejemplo. Lo mejor para aumentarla, vencer. Como en la realidad.

El hecho de poder elegir cualquiera de los dos bandos permite ponerte en la piel de ambas realidaes. El pueblo ibérico que lucha contra el invasor y el imperio que quiere importar su realidad a todos los confines del mundo, y dotar a esos pueblos bárbaros de los valores de Roma. Cómo administrar un ejército tan grande en ese territorio inhóspito o lidiar con todos los pueblos rivales. Ambas misiones son recomendables de ser jugadas para manejar los retos que te presenta cada campaña.

Resulta admirable entender como un pueblo consiguió gestionar sus recursos para aguantar un cuarto de siglo el asedio del mayor imperio visto en la historia. Saber si con una cantidad de oro o plata se puede contratar a un número de soldados y si se tiene la cantidad necesaria de alimentos para darles de comer. Y es que, es imposible ganar una batalla si la moral de tus tropas está por los suelos. Y estas impresiones son reflejadas a la perfección en Numantia.

Como en toda batalla, sobre todo en la antigüedad, la estrategia pensada para el combate es clave. Así es también en Numantia. Los escenarios son tableros divididos en casillas hexagonales y desplazamiento por celdas, lo que hace que no resulte difícil acostumbrarse al sistema de batalla y encontrar la mejor opción para hacer daño a tu enemigo. Sin embargo, al poder utilizar más de 25 unidades, al ser diferentes las unas y las otras, se podrán enfrentar dichas unidades con otras que estén en otras celdas, ya sean contiguas o alejadas. Por ejemplo, los soldados con hondas nos permiten atacar a enemigos alejados. Además, cabe destacar la existencia de los héroes legendarios, personajes con altas estadísticas y un reto para el jugador.

Por otra parte, se echa en falta algún recurso gráfico que mejore nuestro alrededor. Algo más acorde con la geografía y poder jugar con nuestro entorno para conseguir infligir un mayor daño a nuestro enemigo. Aspectos que pudieran potenciar el “factor sorpresa”, tan clave en cualquier tipo de pelea.

A pesar de tratarse de un título modesto, Recotechonology, al igual que los numantinos, consiguen sacar provecho de sus pocos recursos económicos . La falta de visualidad de combate en deferencia de  la recreación histórica. La variedad de guerreros y la capacidad de mejora en batalla en contraposición al sencillo despliegue geográfico. La gestión de lo que se encuentra fuera de lo estrictamente bélico mejora a la navegación. Un proyecto independiente que nos refleja un momento épico de la historia de España. Un momento que sirve para reflexionar y pensar que unidos, somos más fuertes.