Es la determinación del valor de un bien, como puede ser una vivienda, un coche, un local, etc. Normalmente, la tasación es realizada por un perito experto que calcula el valor real del bien mueble o inmueble. 

¿Qué es una tasación?

A efectos prácticos, una tasación es un documento oficial elaborado por un experto en el que se detalla el valor real de los bienes o de los derechos que se tengan sobre ellos. Las tasaciones tienen efectos legales y, para que sean válidas, el tasador debe ser un miembro oficial de sociedades homologadas. Teniendo en cuenta la situación del mercado, el tipo de bien y sus posibilidades, la persona encargada de la tasación analizará de manera exhaustiva las características, el estado de conservación y la documentación relacionada con el bien a evaluar. 

El documento que elabore puede ser utilizado para un sinfín de cometidos, desde la redacción de una herencia hasta la mediación en un supuesto de divorcio, pasando por operaciones propias de las entidades financieras (como las hipotecas) o las aseguradoras (seguro a todo riesgo). Por ejemplo, la tasación de una vivienda puede ser de gran utilidad a la hora de comprar o vender una casa.  

Valor de tasación

Es el precio o valoración que el tasador le otorga al bien analizado de manera justificada. Puede que este valor de tasación no coincida con el valor de compra. En cualquier caso, este dato es importante, por ejemplo, a la hora de solicitar una hipoteca. Esta se constituirá en función del valor de tasación de la vivienda. 

Ejemplo: 

“El valor que una tasación otorgue a nuestra casa depende de factores como la superficie de la vivienda, su situación, iluminación, antigüedad, acabados o servicios que la rodean. Pero ¿de qué depende el coste de esta tasación? En general, del banco con el que firmemos la hipoteca y la tasadora con la que trabaje, ya que es muy habitual que por tasar una misma casa dos entidades nos cobren cantidades bien distintas”.