Qué es la plusvalía

El concepto de plusvalía cuenta con diferentes acepciones, aunque todas hacen referencia a la diferencia de valor de un mismo bien en momentos diferentes: 

La Real Academia de la Lengua define plusvalía como el incremento que experimenta el valor de un bien por causas externas a él. 

Ejemplo: 

El acuerdo alcanzado con Warburg Pincus y General Atlantic supone valorar la unidad de gestión de activos de Santander en 2.047 millones de euros. La operación, que está previsto se cierre antes de fin de año, generará una plusvalía neta para el Grupo Santander de 700 millones de euros

Para Karl Marx, la plusvalía o plusvalor era el excedente monetario generado por el obrero con su trabajo, del que se apropiaba el empresario o capitalista. 

Desde el punto de vista tributario (y relacionado con el primer apartado), la plusvalía es el beneficio obtenido en la venta de una propiedad o inmueble, por el que se debe abonar al gobierno municipal un impuesto. Este gravamen sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana es lo que se conoce como el impuesto de plusvalía.

Ejemplo: 

Los contribuyentes no tendrán que pagar el impuesto de plusvalía municipal en la venta de una vivienda cuando hayan registrado pérdidas. Así lo dicta el Tribunal Constitucional (TC), que extiende la decisión que había adoptado para el territorio foral de Guipuzkoa a todo el Estado, según ha adelantado el diario El País”.

Lo contrario a la plusvalía es la minusvalía, la pérdida que se produce al vender un bien a un precio inferior al que se compró. 

Plusvalía latente, potencial o teórica

Es el beneficio que, supuestamente, se obtendría al vender el activo en un momento concreto y según los valores de mercado reinantes. 

Cómo se calcula la plusvalía

El impuesto de plusvalía municipal, gestionado por los gobiernos locales, se encuentra en pleno proceso de revisión. En el año 2017, una sentencia del Tribunal Constitucional anulaba la recaudación del tributo tras encontrar un error en la fórmula de cálculo que aplicaban los ayuntamientos. Su método no tenía en cuenta el incremento del valor catastral del bien durante el tiempo de tenencia del mismo (tal y como dice la ley) sino según un aumento futuro. En este artículo de Alejandro Godoy se explican los pasos para el cálculo del impuesto.