El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha pedido cautela ante el "ambicioso liderazgo" que el Gobierno de España quiere asumir para frenar las emisiones contaminantes, al considerar que conllevaría un coste para la industria del país sin que ello suponga una reducción de la contaminación, que solo se desplazaría a otros países "menos sensibles" a la reducción de emisiones.

En la junta general de accionistas, Brufau ha apuntado al objetivo incluido en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), presentado recientemente por el Gobierno, de reducir un tercio todas las toneladas de dióxido de carbono (CO2) en 13 años, lo que multiplica por 2,4 los objetivos planteados por la Unión Europea.

Para el presidente de Repsol, este "ambicioso" proyecto "no es suficiente" para hacer cambiar el sentimiento de otros países, incluido Alemania, que no pretende renunciar al carbón al menos hasta el año 2038. "Cuando pensamos que España tiene que liderar esto, vayamos con cuidado por los costes que puede provocar este liderazgo. No somos tan relevantes en Europa", ha advertido.

En concreto, Brufau se ha referido a que, pese a la sensibilidad de Europa en la lucha contra el cambio climático, hay otros países que tienen otras prioridades, como "el crecimiento económico o sacar de la pobreza a sus ciudadanos", sobre todo teniendo en cuenta que en Europa solo se genera el 10% de las emisiones generadas en todo el mundo, frente al 28% que suponen en China.

Por ello, ha puesto como ejemplo que si en el esfuerzo por alcanzar los objetivos propuestos por España se deja de producir aluminio en el país pero, al mismo tiempo, se importa de Turquía, "impactaría negativamente en la industria española y de forma favorable a la turca", sin reducirse las emisiones, sino solo trasladándose.

Relacionado La junta de Repsol reelige a Brufau por un último mandato

"Transición ordenada y posibilista"

En este sentido, ha reclamado que el proceso de transición energética "combine la reducción de gases de efecto invernadero con la reconstrucción del tejido industrial", es decir, que se lleve a cabo una "transición ordenada y posibilista" con el modelo económico.

Sin embargo, Brufau piensa que "hay muchas voces opinando" pero, al margen de ideologías, le manda un recado a los políticos: "que hagan lo que tengan que hacer pero con sentido". Por ejemplo, apunta a que un 80% de los objetivos de reducción de emisiones se puede hacer con una mejora de la eficiencia.

El primero de los cuatro campos de actuación señalados por Brufau pasa por definir la senda más eficiente en costes para reducir las emisiones, a través de mejores motores, el aislamiento de edificios, una mayor eficiencia de la iluminación o los motores eléctricos.

"Neutralidad tecnológica"

El segundo de ellos se centra en "no despreciar a la tecnología", es decir cumplir con la neutralidad tecnológica, algo que, según él, no se cumple. En tercer lugar, ha hecho alusión a la libre competencia y a la "excesiva regulación al margen de lo que necesita un país competitivo", ya que "cargan impuestos y subvencionan actividades no productivas".

El último de estos cuatro campos de actuación es el "poner en el centro al ciudadano", sobre el que Brufau ha hecho hincapié en que hace falta hacer referencia a la gestión de la demanda. "Si no lo hacemos, acabará pagando la factura el más débil, como ya ha pasado en el pasado", ha remarcado.

En definitiva, el presidente de Repsol, en una respuesta a uno de los accionistas sobre Madrid Central, ha zanjado el asunto diciendo que "hay mucha ideología y muy poca reflexión; nos creemos el fin del mundo y no lo somos; hay que respetar a la gente, a la sociedad, al planeta y a la tecnología".

Por último, Brufau también se ha referido a la ralentización de la economía registrada en el último año diciendo que "no es malo en su conjunto, pero sí conlleva una preocupación". Entre las razones para este menor dinamismo económico, ha señalado las tensiones comerciales "generadas por la Administración americana" o la depreciación del dólar.