El ministro de Economía, Luis de Guindos, y el presidente de FAES, José María Aznar, en uno de los campus de la organización ideológica del PP / Foto FAES El ministro de Economía, Luis de Guindos, y el presidente de FAES, José María Aznar, en uno de los campus de la organización ideológica del PP / Foto FAES



Estos días se conocía que la consultora KPMG ha contratado al expresidente del Gobierno José María Aznar como asesor personal de su presidente en España, John Scott, para orientarle sobre cuestiones geopolíticas y macroeconómicas. Aunque la información se difundía ahora, EFE matizaba que el expresidente español lleva desempeñando ese cargo desde hace meses, aunque sin especificar cuanto.

Polémica elección
KPMG asesoró a Bankia en el proceso por el cual vendió su negocio inmobiliario al fondo de inversión Cerberus, donde trabaja José María Aznar Botella, hijo del expresidete. También fue la cosultora elegida al principio de año por el FROB -el fondo que gestiona el rescate de la banca y depende del ministerio de Economía- para que actuara de árbitro "independiente" en el proceso para decidir los preferentistas de Bankia que fueron engañados y dentro de éstos cuánto podrían recuperar. La elección provocó muchas críticas porque la sección de abogados de la consultora trabaja también para Bankia, pero desde la entidad financiera alegaban que funcionarían los muros informativos que separan a los diferentes departamentos de la compañía elegida.

Más sombras ante el posible conflicto de intereses
El abogado Miguel Javaloyes presentó una denuncia contra KPMG ante el Colegio de Abogados de Madrid por "grave conflictos de intereses". Expansión informaba este lunes de que cerca de 70.000 preferentistas de Bankia verán posiblemente rechazada su solicitud de arbitraje, con lo cual solo les quedarán los tribunales para recuperar su dinero. Según explicaba a ABC uno de los abogados que está representando a preferentistas de Bankia, Jesús María Ruiz de Arriaga, no se trata de "un arbitraje normal" en el que dos partes están de acuerdo en dirimir un problema mediante un árbitro: "En este caso, KPMG, que además trabaja como abogado de la entidad por lo que podría haber un problema de incompatibilidad, hace la selección de los casos más obvios y que convienen a Bankia".

Saber que Aznar trabaja para el presidente de la compañía no ayuda desde luego a despejar las dudas en torno a este polémico arbitraje, en el que están en juego cerca de 7.000 millones de euros procedentes de los ahorros de los preferentistas de Bankia, según estimaciones de este verano.