Miles de personas abarrotaron este domingo la Ciudad Universitaria de Madrid donde se celebraban los exámenes para acceder a las plazas de cartero ofertadas por Correos. Había 120.000 inscritos para optar a 1.606 empleos fijos de cartero, lo que supone que sólo una de cada 75 personas logrará su objetivo. Es una de las pocas ofertas públicas de empleo convocadas desde que estalló la crisis, la primera de Correos en ocho años.

Muchos temas y cien preguntas

El examen constó de 100 preguntas tipo test con cuatro opciones de respuesta, pero el temario es muy amplio, con más de mil páginas. Las preguntas pueden ir desde cuál es la anchura máxima de una tarjeta postal o el plazo mínimo de entrega de una carta cuyo destino es un país europeo. En el temario se incluyen también cuestiones jurídicas, como por ejemplo identificar conductas relacionadas con el blanqueo de capitales.

 

La afluencia de gente ha obligó a habilitar once facultades. Muchos de los inscritos eran trabajadores temporales de Correos que aspiran a tener una plaza fija y sumarán puntos extra al examen por ser interinos. No obstante, las oposiciones estaban abiertas a todo el mundo, previo pago de 10 euros. Las plazas que se ofertan son para personal de reparto (carteros), atención al cliente, personal administrativo y agente de clasificación.