Después de terminar el año, perdiendo todas las ediciones de los telediarios, por detrás de Telecinco con Piqueras a las 9 de la noche y de Antena 3, con Vicente Valles, a las 3 de la tarde, y de haber perdido, además del liderato, un millón de espectadores desde 2012, el arranque del año no puede empezar con peores noticias para los informativos de TVE: la salida de la jefa de información política, Cristina Ónega.

"La última resistencia seria a la manipulación total"
El abandono de Cristina, hija mayor del veterano periodista Fernando Ónega, de la dirección de Nacional ha provocado que en las últimas horas se haya instalado una sensación de luto en los pasillos de Torrespaña. En declaraciones a ELPLURAL.COM, periodistas de la televisión pública hablan de "una tormenta y un desolación generalizada en la redacción", ya que ven la 'huida' de la periodista como "el triunfo definitivo de Julio Somoano y su equipo, que ha conseguido así tomar el control completo de los telediarios, librándose de la última resistencia seria a la manipulación total".

Y es que todos entienden que lo que evidentemente es una mala noticia para los telediarios y para TVE, para Somoano es la oportunidad de cumplir las consignas de PP y de Moncloa de endurecer aún más la línea editorial de cara al largo periodo electoral que se abre esta primavera, con las próximas elecciones europeas, y que continuará con municipales y autonómicas y, más que posiblemente las generales, el año próximo.

Era uno de los dos únicos nombramientos de Somoano que contaban con el apoyo de la redacción
Todavía no se ha dado a conocer el nombre de quién va sustituir a Onega, pero será una señal para conocer la intensidad de la 'dosis manipuladora'.

De los 50 ceses y nombramientos que hizo Somoano en sus primeros meses como director de informativos, sólo dos fueron recibidos en la redacción como apuestas sólidas, ya que se valoraba que se trataba de profesionales contrastados: Elena Ochoa como editora del TD1, y Cristina Onega, como jefa de Política del Telediario. Las dos habían tenido papeles relevantes en la época de Fran Llorente. La primera fue la encargada de la información de presidencia del Gobierno y la segunda la responsable de la información de Tribunales, por donde pasaron casos tan importantes como el juicio del 11-M. Un año y medio después ninguna de las dos sigue en sus cargo.

Discusiones diarias entre Ónega y Somoano y su 'cancerbero', Gilgado
Fuentes de la redacción confirman que tras el cese hace 4 meses de los responsables de las ediciones de los telediarios al arranque de esta temporada en septiembre, la única resistencia importante que encontraban Somoano y su 'cancerbero' Gilgado en el día a día de los telediarios era el área de Nacional. donde Cristina Onega plantaba cara a las consignas del Gobierno y el PP que la dirección de Informativos intentaba imponer.

Según ha podido confirmar ELPLURAL.COM en fuentes de la propia redacción de TVE, las presiones, peleas y tensiones entre Onega y la dirección eran prácticamente diarias. El caso más sonado, del que ya informamos en este periódico, se produjo el pasado verano cuando la dirección de Informativos ordenó manipular la información sobre la declaración de Cospedal en la Audiencia Nacional por el caso Barcenas, lo que provocó que el área de Nacional se negase a firmar la noticia y que por primera vez el editor del TD1 no firmase el Telediario. Como ya contamos en su momento, el Consejo de Informativos de TVE, que defiende por ley la independencia de la redacción, exigió el cese de Gilgado, el subdirector al frente ese día de los informativos, pero a los que Somoano cesó fue a los editores del TD2, incluido al que no firmó.

La salida de Elena Ochoa del TD1 ya anunciaba lo sucedido con Ónega
Ese mes de septiembre, con la salida también de la editora del TD1, Elena Ochoa, compañera muy cercana a Onega, en la redacción se daba por descontado que había empezado la cuenta atrás para lo que se ha concretado este jueves. O se iba ella o la echaban. Y Ónega, agotada, cuando se le ha presentado una salida profesionalmente interesante (va a pasar a ser máxima responsable de Comunicación del Consejo General del Poder Judicial) se ha adelantado a su guillotinamiento.

La repercusión de la noticia era tan previsible, que de forma insólita, el gabinete de Comunicación de RTVE se ha adelantado a hacer una nota de prensa destacando que Ónega se marcha por propia voluntad y agradecida a TVE donde llevaba trabajando desde 1996. Evidentemente con la nota no intentaban así otra cosa que 'ponerse la venda' para contrarrestar la realidad: se le ha ido invitando a irse cada día con las presiones a las que se ha visto sometida este año y medio que ha ocupado el cargo de responsable de la información de política nacional.

La manipulación en los centros territoriales otra causa de su salida
Parte del desgaste sufrido por Cristina Ónega viene de la mala relación que mantenía la sección de Nacional con los centros Territoriales de TVE, donde el control político y la manipulación de TVE está ya diez escalones por encima de los telediarios. Especialmente grave, como hemos contado, en ELPLURAL.COM, es el caso de Andalucía, donde el director del centro ha llegado a ocultar y no cubrir información del gobierno andaluz, para primar las declaraciones de los líderes del PP.

En las próximas horas conoceremos el nombre del sustituto de Onega, pero por Torrespaña ya circulan rumores como el de la vuelta de Pedro Carreño, jefe de Economía en los tiempos de Urdaci, actualmente director del Debate de La 1, tras su cese este verano como director de Radio 5.