"Algunas luces de esperanza empiezan a iluminarse en el camino". "Yo me crezco ante la adversidad". "A mí nadie me ha regalado nada en la vida"... Frases tan emocionantes como éstas, 'sacadas' en 'audaz entrevista' a José Antonio Monago, le pueden costar 8.000 euros a la jefa de informativos de CanalExtremadura, Rocío Gavira, autora de la 'masaje-entrevista' al presidente de Extremadura.

¿La razón? Rocío Gavira no pudo contenerse ante la oportunidad de semejante entrevista homenaje y decidió romper su baja maternal para hacerla ella. Pero contrariamente a lo que se marca en la ley para cuando se abandona voluntariamente la baja por maternidad, ella lo hizo sólo por las horas necesarias para realizar este trabajo y luego volvió a reanudarla. Algo que es ilegal.



El Comité de Empresa de CanalExtremadura, con el que ELPLURAL.COM ha hablado, reportó lo sucedido a la Inspección de Trabajo, que abrió un expediente -"la incorporación al trabajo cuando se abandona una baja tiene que tener carácter definitivo", nos han dicho-. Una interpretación que debió ser correcta, porque la propuesta de la Inspección "es que se sancione con 8.000 euros a Rocío Gavira, y con 1.500 a la empresa" según nos ha dicho Ascensión Murillo, la portavoz socialista en la Comisión de Control de los Medios en la Asamblea.

La entrevista, como se puede ir deduciendo, estaba hecha para homenaje de José Antonio Monago, con motivo de su tercer aniversario al frente de la Junta. Y en el homenaje se decidió no escatimar en gastos según el propio Gobierno extremeño tuvo que reconocer a preguntas de la diputada extremeña, a la que reconocieron oficialmente que el montaje del set y el despliegue técnico supuso un gasto extra de casi 18.000 euros.



En CanalExtremadura molesta especialmente el hecho, que parece una simple anécdota, porque es una muestra más de la situación en la que vive la empresa: "aquí se une un problema de privatización de los servicios informativos, con otro de manipulación", nos han dicho trabajadores de la empresa. Como les hemos informado en nuestro periódico en otras ocasiones, las reivindicaciones de los trabajadores se centran en la petición de "más medios propios para que se pueda crear una televisión apartidista, independiente y de calidad.., algo que no es lo que sucede ahora".

Y en este sentido, responsabilizan a Rocío Gavira, que corrió a interrumpir su baja maternal para ser ella la que entrevistara a Monago, de los casos de manipulación como jefa de informativos que es. "El más sangrante -nos dicen- el tratamiento que se dio en Canal Extremadura a la polémica de los viajes a Canarias de Monago, donde se dio por hecho que eran verdad las palabras de Monago justificando que él había pagado los viajes de su bolsillo cuando no existían pruebas que lo demostraran". Aún más, durante la primera rueda de prensa de Monago tras el escándalo, Canal Extremadura emitió el capítulo de una novela, o mientras se debatía una moción de censura en su contra, en lugar de transmitir el debate, semantuvo un programa de cocina en el que se enseñaba a preparar salmorejo.

En otras televisiones públicas, como TVE, por ley es obligatorio que los servicios informativos sean producidos por el propio canal. En Extremadura hay un vacío legal en este sentido que permite que, como sucede, estos servicios estén privatizados. El PSOE y el Grupo regionalista en la Asamblea Extremeña presentaron una propuesta de ley para modificar los estatutos del Canal en este sentido. El PP presentó un rechazo a la totalidad de la ley que salió adelante por el ya habitual y no sorprendente apoyo, en forma de abstención, una vez más en la Asamblea extremeña, de Izquierda Unida.



Mientras, en los programas informativos de Canal Extremadura se sigue ninguneando a los partidos que se encuentran en la oposición, y los tertulianos a los que se contrata, como nos dice Ascensión Murillo, "son siempre los mismos, sesgados a la derecha". Una opinión que parecen compartir los propios trabajadores que, de acuerdo a lo que dijeron a este periódico en su momento,  se quejan de que la dirección del Canal "ampare y pague con dinero público a tertulianos para que insulten a sus trabajadores".