El desastre para la dirección de la actual PPTVE fue anoche doble. Por un lado el desplome del partido en las urnas..., por otro, el de la propia televisión pública en las audiencias, aún más marcada. La cuota de pantalla de La 1 con su programa especial quedó casi a la altura de una televisión digital, con un 4,9% de espectadores. Un dato que aún resulta más doloroso si se compara con lo que obtuvo la otra televisión nacional que apostó por el especial, la Sexta, que con 2.101.000 espectadores superó el 12% de share.

Con 'los socialistas' en Torrespaña, el PP tuvo 50 escaños
El programa de La 1, con una presentación y una puesta en escena aún más triste que austera, perdió también con las demás cadenas, que apostaron por no modificar sus programaciones. En concreto, Antena 3 llegó a un share del 12,8% con la película Noches de tormenta, y la Cuatro, con un programa sobre los Gipsy Kings superaron en más de puntos y medio a la 'PPública'. El líder de la noche fue Tele 5, con Gran Hermano VIP, cuyos 2,5 millones de espectadores le llevaron a una cuota de pantalla del 18.3%.



Una lectura más profunda de los datos de audiencia debiera hacer reflexionar a la dirección de Torrespaña. Y es que, como se bromeaba hoy en la redacción de informativos de la propia TVE, hace tres años, con 'los rojos' a ojos del PP Fran Llorente en Madrid, y Curro Aguilera al frente del Centro Territorial de Andalucía, el PP obtuvo nada menos que 50 escaños y ser primera fuerza política en la comunidad.

Dos veces y medio menos de audiencia que hace tres años
Es más, en cuanto a audiencias, hace tres años, el especial de TVE sobre las elecciones andaluzas obtuvo un 11.9% de audiencia, casi dos veces y media la que obtuvo este domingo noche.

En realidad estos resultados, de votos y espectadores, vienen a demostrar que la manipulación de brocha gorda es rechazada por las audiencias. El descrédito de TVE en todo el territorio es aún mayor en Andalucía, como hemos contado en ELPLURAL.COM repetidas veces. Allí se han producido continuas denuncias tanto de sindicatos, como del Consejo de Informativos, como del propio Consejo Audiovisual de la comunidad. Incluso la Junta Electoral tuvo que, ya en plena campaña, obligar a TVE a modificar su campaña para hacer hueco a fuerzas que pretendía ignorar, como fue el caso de Podemos y Ciudadanos.