El periodista Jordi Évole ha recibido en Ferrol el IX Premio José Couso a la Libertad de Prensa, un reconocimiento sin dotación económica, pero con una gran proyección social que recuerda la figura del cámara ferrolano asesinado en 2003 durante la Guerra de Irak. El teatro Jofre ha acogido el acto institucional, organizado por el Club de Prensa de la ciudad y el Colexio Profesional de Xornalistas de Galicia, las dos entidades que convocan anualmente el galardón, con el respaldo de la Obra Social de La Caixa.

El trofeo consiste en una réplica de la figura escultórica de Manuel Patinha, Ás Ceibes (Alas libres), que está colocada en el Cantón de Molíns en recuerdo de todos los profesionales que han sacrificado su vida en defensa de la pluralidad y del derecho a informar. Évole ha sido premiado por los periodistas gallegos por ser "el alma máter de Salvados", el programa de La Sexta.

Recuerdo a Couso
Al recoger el galardón, que Évole ha dedicado a la familia de José Couso, ha manifestado que era un honor agridulce porque de no existir el premio, Couso "seguiría vivo". Se ha mostrado, además, muy crítico con la intervención de España en la Guerra de Irak, una participación "injusta e indigna".

"Durante años en este país el deporte nacional ha sido mirar hacia otro lado", ha reflexionado, pero "gota a gota se hace marea", declaró, y ha aludido al éxito electoral de las candidaturas de unidad popular, de izquierdas, en A Coruña, Santiago y Ferrol.

Periodismo incómodo
El director y presentador de Salvados hizo un alegato en defensa de un periodismo incómodo para el poder, para lo que recordó las palabras de Josep Maria Huertas que "siempre decía que un periodista lo que tenía que hacer es de su mesa una trinchera". Évole añadió que cuando le preguntan por qué en su programa trata temas polémicos en estos momentos, siempre responde que "el ciudadano necesita tener información y tener respuestas a preguntas incómodas". Como método para conseguir este periodismo, frente a la actual situación de la profesión, Évole propuso que la "redistribución de la riqueza que hay en los medios" llegase a las redacciones para permitir a los periodistas buscar temas propios. "El periodista debería marcar su agenda e evitar que se la marquen otros”, declaró.

Entre los periodistas que han recibido este galardón figuran Javier Espinosa, Ricardo Vilanova y Marc Marginedas, secuestrados en Siria; Mónica García Prieto, Ali Lmrabet, Le Monde Diplomatique, Jon Lee Anderson, Rosa María Calaf, José Vidal Benyto, Daniel Anido y Rodolfo Irago (Cadena Ser), Wikileaks, o el Consejo de Informativos de RTVE