La 'idea' la tuvo para su programa del pasado martes. Mariló Montero decidió en La Mañana de La 1 montar un debate a partir de la convocatoria que una ONG llamada 'Aprosex' realiza este fin de semana en Barcelona para la celebración de un 'curso' con el nombre "Cómo ser una buena prostituta".

Un curso de 45 euros para "principiantes, indecisos y perfeccionistas"
Montero invitó, además de sus compañeros habituales, a dos personajes para protagonizar el debate. Por un lado una representante de Aprosex, Conxa Borrell, por otro a la abogada militante feminista, Lydia Falcón. En la presentación se explicó por parte del programa que "el curso", que cuesta 45 euros, estaba destinado a enseñar "nociones básicas para ejercer la profesión para principiantes, indecisos y perfeccionistas"

En los minutos siguientes, Mariló Montero hizo preguntas a la organizadora del curso, como "¿lo hacen por dinero expresamente?", o si además de teoría también "¿se enseñarán las prácticas?". Igualmente se debatió sobre si "ser prostituta es tan fácil o difícil" como otras profesiones, como "limpiar las calles, las cloacas o trabajar 15 horas en un supermercado", trabajos que, dijo Conxa Borrell, "tampoco se hacen por vocación, sino por el dinero".

"Degeneración ética" y espantada
Pero el problema surgió, ya pasados diez minutos, cuando se dio la palabra a Lydia Falcón, que inició su intervención diciendo que "sólo la degeneración ética de nuestra sociedad permite hacer este curso". Un comentario que llevó a la representante de Aprosex a preguntarle si la estaba llamando "degenerada ética" y, ya en medio de un creciente alboroto, a levantarse e irse del plató.

Mariló Montero, ante la insistencia de Lydia Falcón en que se le dejara hablar, a pesar de que su 'debatiente' se había ausentado, anunció que ante la ausencia de 'una de las partes' no se estaba "en igualdad de condiciones" por lo que si no regresaba la organizadora del curso en 3' tendría que suspender el debate. "Por mi experiencia como moderadora entiendo que es un debate desequilibrado". Y a pesar de las sonoras quejas de Lydia Falcón ahí lo cerró.

Los sindicatos piden que "se asuman responsabilidades"
Este jueves, el sindicato CC.OO. ha hecho pública una nota cuestionando que el contenido del debate, "tal como se desarrolló ayer, va contra los principios que deben regir en una Radiotelevisión Pública y que jamás puede prestarse a la difusión de mensajes que atentan contra la dignidad de las personas".

En su nota, CC.OO. considera que no hay excusas que amparen la decisión tomada por los responsables que amparen la decisión tomada por los responsables de "Las Mañanas de La 1" de publicitar un curso de prostitución en lugar de abrir un debate serio sobre el tema", y concluyen exigiendo que se asuman responsabilidades.