Tras la revelación del supuesto espionaje a la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho en su encuentro con la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola se ha relacionado a la empresa Método 3 con el PSC, sin embargo esta empresa trabajaba para otros partidos, especialmente con el PP. Fuentes de Método 3 han asegurado a El País que “han tenido mejores relaciones contractuales con el PP que con el PSOE, en contra de las apariencias”.

La presidenta del PP catalán, Alícia Sánchez-Camacho. EFE/Archivo

Alicia Sánchez-Camacho, grabada junto a la exnovia de Jordi Pujol
Método 3 se ha puesto de actualidad desde que se desvelara que Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del Partido Popular en Cataluña, fue espiada durante una comida que mantuvo en julio de 2010 con Victoria Álvarez, la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, quien le informó de una presunta evasión de capitales cometida por el hijo mayor del expresidente catalán.

El hermano del ministro del Interior contrató a Método 3
Las relaciones de la empresa de detectives con el PP toca de cerca a Jorge Fernández Díaz, el ministro del Interior. Su hermano, Alberto Fernández Díaz y presidente del PP en Barcelona contrató a Método 3 en 2007 cuando el político popular quería demostrar que fue amenazado en la Diada por un supuesto miembro de ERC.

Los vídeos mostraban a un personaje haciendo gestos de rebanar el cuello a dirigentes del PP mientras gritaba “fills de puta, tots morts”. Francisco Marco, directivo de Método 3, llegó a comparecer ante el juzgado de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional para ratificar sus datos sobre la autoría de las amenazas vertidas sobre Alberto Fernández.

El espionaje de Ignacio González ordenado supuestamente por alguien del PP
El presidente madrileño, Ignacio González, fue supuestamente espiado por esta empresa durante unos viajes que realizó a Colombia y Sudáfrica. Personas del entorno de González creen que tal espionaje fue promovido por el exconsejero popular Francisco Granados.

El PP también la contrató para espiar al alcalde de Pinto
Según los empleados de Método 3, la empresa también fue contratada por el PP para esclarecer supuestas irregularidades del exalcalde socialista de Pinto (Madrid), Antonio Fernández. La denuncia de un abogado llevó a los tribunales al exregidor por 18 viviendas construidas con dinero del Consistorio en la ciudad argentina de Pinto y 600.000 euros de subvenciones.

La popular Miriam Rabaneda, la siguiente alcaldesa de Pinto, abrió una comisión de investigación sobre el paradero de 2,4 millones que fueron a parar a dicha ciudad argentina entre los años 2004 y 2006. El trabajo de campo en este escándalo fue de Método 3.