La ceremonia comenzó con un mensaje del papa Francisco. EFE La ceremonia comenzó con un mensaje del papa Francisco. EFE



La Iglesia católica ha beatificado hoy, en un acto en Tarragona, a 522 religiosos asesinados en la Guerra Civil, en una ceremonia que ha comenzado con un mensaje grabado del Papa, que ha evitado pedir perdón a las víctimas del franquismo por el apoyo de la Iglesia a la dictadura, como le había solicitado en una carta la Comisión de la Verdad, que reúne a unas 100 asociaciones de memoria histórica.

Una oportunidad para pedir perdón
Sectores de la sociedad civil como la Coordinadora por lo Laico y la Dignidad, y entidades cristianas de base habían pedido también a la jerarquía católica que el Papa aprovechara esta celebración para pedir “perdón” por el apoyo de la Iglesia al golpe de Estado de 1936 contra a la República y por la posterior complicidad con la dictadura de Franco. Pero el Pontífice ha perdido la oportunidad de hacerlo.

Imitar a los mártires
En su breve alocución de tres minutos, Francisco ha pedido imitar a los mártires porque "siempre hay que morir un poco para salir de nosotros mismos, de nuestro egoísmo, de nuestro bienestar, de nuestras perezas". El Papa también ha animado a "ser cristianos con obras y no de palabra, para no ser cristianos mediocres, cristianos barnizados de cristianismo pero sin sustancia; ellos no eran barnizados, fueron cristianos hasta el final".

Ceremonia de beatificación. Foto: Conferencia Episcopal Española Ceremonia de beatificación. Foto: Conferencia Episcopal Española



El enviado del Papa dice que la Iglesia "no busca culpables"...
Con la asistencia de más de 20.000 personas, entre ellas 105 obispos, 1.386 sacerdotes, 2.720 religiosos y casi 4.000 familiares de los mártires, el prefecto de la Congregación por las Causas de los Santos, el cardenal Ángelo Amato, enviado del Papa, ha presidido la eucaristía de beatificación, la más masiva en la historia de la Iglesia en España y en la que se han prohibido banderas y pancartas, informa EFE.

Amato ha recordado que la beatificación de los religiosos "no busca culpables", ha incidido en que el perdón es "la esencia del cristianismo" y ha dicho que nada justifica una "guerra fratricida ni la muerte del prójimo".

... Pero carga contra el "período oscuro de hostilidad anticatólica
Amato ha subrayado que los 522 beatificados hoy no son víctimas de la Guerra Civil, sino de "una radical persecución religiosa, que se proponía el exterminio programado de la Iglesia" y ha tachado los años 30 de "periodo oscuro de la hostilidad anticatólica".

"Vuestra noble nación fue envuelta en la niebla diabólica de una ideología, que anuló a millares y millares de ciudadanos pacíficos, incendiando iglesias y símbolos religiosos, cerrando conventos y escuelas católicas, destruyendo parte de vuestro precioso patrimonio artístico", ha criticado el cardenal.

El presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada (i), el presidente de la Generalitat, Artur Mas (2i), su esposa, Helena Rakisnik, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón (4i) y el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, durante la beatificación. EFE El presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada (i), el presidente de la Generalitat, Artur Mas (2i), su esposa, Helena Rakisnik, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón (4i) y el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, durante la beatificación. EFE



1.523 españoles canonizados
"La Iglesia no quiere olvidar a estos sus hijos valientes" y "los honra con culto público" porque "la Iglesia, casa del perdón, no busca culpables", ha remarcado el prefecto, que ha recordado que fue en Tarragona donde fueron quemados vivos los primeros mártires hispanos en el año 259 después de Cristo, el obispo Fructuoso y sus diáconos, Augurio y Eulogio.

Con el acto de hoy ya son 1.523 los mártires beatificados del siglo XX en España, de los que once ya han sido canonizados.

Fernández Díaz y Gallardón, entre los asistentes
Entre las autoridades que han asistido al acto figuran, entre otros, el presidente de la Generalitat, Artur Mas; los ministros de Interior, Jorge Fernández Díaz, y de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, el presidente del Congreso, Jesús Posada, y la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna.