Dragados, empresa constructora del Grupo ACS que preside Florentino Pérez, consiguió un extra de más de ocho millones de euros en la construcción del hospital de Son Espases en Mallorca al modificar las condiciones contractuales inicialmente pactadas y conseguir que el gobierno balear le pagase parte de los impuestos que le correspondían.

Esta manipulación de las cuentas de Son Espases, una obra de 625 millones de euros, se ha conocido ahora por la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Baleares sobre una demanda referente al pago del IVA en una factura en la que figuraba el cargo de impuestos municipales a IB Salut, el organismo del gobierno autonómico que gestiona la red de hospitales públicos.



Bonificación del 95% a cargo de IB Salut
Según se desprende de esa sentencia, en el año 2007, en el contrato que se  firma para la construcción del hospital entre Dragados e IB Salut, se especifica que los impuestos asociados a la obra serán abonados por la empresa concesionaria. El Ayuntamiento de Palma pasó al cobro a Dragados el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), que ascendía a 8,6 millones de euros. Dragados intentó una bonificación del 95% de este impuesto y al no conseguirlo presionó a IB Salut para que asumiera este impuesto. En 2009 lo consigue y el contrato entre ambas parte se modifica y se señala que es el organismo autonómico el que pagará el ICIO, en un periodo de trece cómodos plazos. En una de las facturas en la que se le traslada este pago a IB Salut se produce la discrepancia sobre el pago del IVA que saca a la luz este acuerdo secreto entre la empresa de Florentino Pérez y el Gobierno balear. Al final, IB Salut paga hasta el IVA, según la sentencia del Alto Tribunal balear.

Fuentes jurídicas han mostrado su asombro ante este cambio sobre la marcha de las condiciones contractuales de una obra del tamaño de Son Espases. Hay más de ocho millones de euros de regalo en las cuentas de Dragados. El sector de la construcción de Baleares también está sorprendido y destacados empresarios señalan el innegable trato de favor hacia Florentino Pérez cuando consigue que desaparezcan más de ocho millones de euros de sus obligaciones de pago. También les resulta sorprendente que un contrato de esta magnitud se modifique a los dos años de su firma con cambios sustanciales en sus condiciones, lo que podría alterar el principio de igualdad y equidad entre los aspirantes al concurso.

Una adjudicación investigada por la Justicia
Todo el proceso de adjudicación de Son Espases está ahora bajo investigación judicial, una vez que el juez Castro ha admitido a trámite al finales de julio pasado la querella del fiscal anticorrupción Pedro Horrach contra Jaume Matas (PP) y diversos miembros de su gobierno por irregularidades manifiestas en su tramitación. La querella habla expresamente de que la actuación de Matas fue el “máximo exponente de la perversión de un concurso público” y que todo el procedimiento de adjudicación fue “una maniobra criminal fraudulenta con finalidades espurias”. El contrato para la construcción del hospital fue adjudicado en 2007 a Dragados. La querella del fiscal contiene documentos que demuestran que durante el mandato de Matas (2003-2007) Florentino Pérez fue el constructor favorito del gobierno balear al conseguir casi el 20% de todas las obras públicas.