La decisión no está tomada pero es casi seguro que a lo largo de la mañana de este lunes la presidenta andaluza destituirá a los tres consejeros de IU que se sientan en el Gobierno de Sana Díaz.

Una vez que Díaz firme el decreto de disolución del Parlamento y de convocatoria de elecciones, fuentes de IU dijeron que quien "tiene que tomar decisiones es la que ha puesto unilateralmente todo en marcha". Dos de los consejeros de IULV-CA tienen este lunes agenda institucional: el vicepresidente y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, Diego Valderas, ha convocado a las 16,00 horas en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla con motivo de la inauguración del Seminario Internacional 'Marcas de la Memoria Brasil-España', mientras que el de Turismo y Comercio, Rafael Rodríguez, tenía previsto también en la capital las jornadas 'Turismo cultural en Andalucía. Potencialidades y retos', que celebra la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA). Dado que la decisión de adelantar la ha tomado unilateralmente la presidenta sin el acuerdo con IU, la coalición no querrá ponérselo fácil a Díaz promoviendo la dimisión de sus consejeros. Tendrá que ser la presidenta quien los destituya. Ambas partes son conscientes de que ha dejado de tener sentido la continuidad de Valderas, Rodríguez y Elena Cortés en el Gobierno. Desde luego, el departamento objetivamente más perjudicado es de Elena Cortés, comprometido en gestionar proyectos de infraestructuras de transporte que quedarán varados con su salida del Gobierno. De hecho, el mucho ruido político en torno a las diferencias políticas o estratégicas entre IU y PSOE ha dejado muy en segundo plano la gestión de Cortés, que IU no ha sabido poner suficientemente en valor. Y algo parecido puede decirse de la gestión de Rafael Rodríguez en Turismo, dado que la de Diego Valderas en la vicepresidencia es una gestión de naturaleza más política que propiamente de gestión. Rodríguez ha gestionado un año turísticamente muy brillante y ha sabido espantar todos los temores empresariales al desembarco 'de los comunistas' en un sector estratégico tan sensible.