Como destacamos desde este periódico, el PP parece que en Andalucía se ha echado al monte, se ha convertido en una formación antisistema e intenta desestabilizar Andalucía tras su fracaso monumental en las elecciones. No es propio de un partido de gobierno ni filosofía de sus votantes, no aceptar la derrota e imposibilitar la formación de gobierno en Andalucía cuando los resultados han sido tan evidentes.

El PP y el Gobierno ignoran los resultados andaluces
Convendría recordar al Partido Popular y a Génova 13 los resultados de las recientes elecciones autonómicas andaluzas. Los socialistas obtuvieron 47 diputados situándose a solo 8 de la mayoría absoluta. La segunda fuerza pero a 14 escaños de diferencia -y tras perder 17 actas de parlamentario- fue el propio Partido Popular. Podemos con 15, C's con 9 e Iu con 5, completan la distribución de la Cámara andaluza. Los números hablan por sí solo.

Ayllón prefiere otras elecciones andaluzas
Por eso han sorprendido notablemente que desde el Gobierno central, y en boca del Secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, se haya más que insinuado su apoyo a unas nuevas elecciones en Andalucía.  Ayllón, hombre de entera confianza de la vicepresidenta de Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha sorprendido hoy, tras la celebración del primer pleno de la sesión de investidura de Susana Díaz, al afirmar que prefiere unas nuevas elecciones autonómicas en Andalucía a un Ejecutivo inestable o débil sin suficientes apoyos parlamentarios.

Un "sorayo" destacado
Cabe destacar que José Luis Ayllón es uno de los hombres destacados del entorno de la vicepresidenta, el clan de los 'sorayos'. Sáenz de Santamaría se enfrentó junto con Javier Arenas a Dolores de Cospedal y el entonces presidente regional, Juan Ignacio Zoido, para la elección del candidato a San Telmo. Finalmente el candidato fue el protegido de la vicepresidenta, Juan Manuel Moreno Bonilla, quien fracasó de manera notable en los comicios autonómicos con una pérdida de 17 escaños.

En un encuentro informativo en el Palacio de la Moncloa, el destacado miembro del grupo de los "sorayos" se ha referido así al debate de investidura de la candidata socialista, Susana Díaz, que de momento no cuenta con apoyos suficientes para ser elegida presidenta de la Junta de Andalucía.

Inestabilidad política
A juicio de Ayllón, es un factor de mayor inestabilidad política un Gobierno débil y sin mayoría suficiente que la celebración de elecciones anticipadas ante la imposibilidad de formar un Ejecutivo. Una inestabilidad política que además, ha advertido, se va a arrastrando con el tiempo, en el caso de que se consiga formar Gobierno pero con escasos apoyos parlamentarios.

Hablar con la "boca chica"
Todo indica que las palabras de Ayllón constituyen un auténtico farol, un brindis al sol y que las pronuncia con la boca chica. En un nuevo escenario de elecciones en Andalucía quien más perdería, sin ninguna duda, sería el propio Partido Popular por el ascenso imparable de Ciudadanos así como la no comprensión por parte del electorado del PP de esta maniobra que situaría al partido en posiciones muy radicales e impropias de su ideario.