“Se veía venir; era cuestión de tiempo, pero esto tenía que estallar, y una vez más es Cospedal quien ha prendido la mecha”. Declaraciones de un dirigente del Partido Popular de Castilla-La Mancha a ELPLURAL.COM, quien comparte el “estupor” de muchos por el duro comunicado hecho público por la portavoz del PP castellano-manchego, Carmen Riolobos, fiel seguidora y servidora de la secretaria general del partido, siempre dispuesta a disparar contra todos (y todo) los que pongan en duda la idoneidad de María Dolores Cospedal para compatibilizar los cargos de máxima responsable territorial del partido y presidenta de Comunidad. “No se puede estar en misa y repicando”, añaden las mismas fuentes, “y si no es hoy será mañana, pero Dolores deberá abandonar las riendas del partido, ya que su gestión, además de cuestionable, sobre todo en el caso Bárcenas, es incompatible con los intereses globales del PP”.

“Los que no saben nada de política”
El caso es que después de la bochornosa derrota sufrida en Andalucía, a los “populares” no les ha bastado retirarse a Madrid y lamerse las heridas. No. La misma noche electoral se puso en duda la política de comunicación del Gobierno (una crítica recurrente en los últimos tiempos) y el trabajo llevado a cabo en Génova, donde Cospedal reina, manda y coloca a los suyos, salvo al portavoz situado por Rajoy tras el último cónclave “popular”, celebrado, por cierto, en el Parador de Toledo. Así las cosas, mientras que Cospedal descansa desde el Viernes de Dolores en Guadalmina, su portavoz en Castilla-La Mancha y senadora toledana, Carmen Riolobos, afirmaba en un comunicado público, que ha desaparecido ya de la página web del partido, que “los que perdieron Andalucía (en referencia a Javier Arenas), esos que no han ganado nunca o que no se han presentado a unas elecciones o, incluso, que no saben nada de política, se están dedicando a desestabilizar el Partido Popular".

Cospedal, Rajoy y la prensa
La polémica portavoz, conocida entre la clase política castellano-manchega por su verbo faltón y gatillo semántico rápido y derrapador, que saltó a la palestra en enero de 2013 al considerar que el Rey Juan Carlos debería “pensar en abdicar”, no duda en ese comunicado de responsabilizar a Arenas, sin citarlo, de todos los males por los que atraviesa la formación de la gaviota. “A escasos días de las elecciones autonómicas y municipales --dice--, en un ejercicio supino de irresponsabilidad, esos perdedores se están dedicando a desestabilizar al partido, a su presidente, Mariano Rajoy, y a su secretaria general, María Dolores de Cospedal, filtrando a la prensa supuestas decisiones que sólo existen en sus cabezas".

“Enemigos de intrigas y de intrigantes”
En el mismo comunicado, Riolobos manifiesta que “este partido es enemigo de intrigas y de intrigantes”, para seguidamente argumentar: “Este partido no puede admitir a personajes a los que les da igual lo que pase con su presidente y con sus órganos legítimos de dirección, los cuales, por cierto, han conseguido la mayoría absoluta en las elecciones generales al Gobierno de la nación y victorias en autonómicas y municipales, a pesar de ellos”. La también senadora del PP por Toledo concluye su furibundo ataque contra Arenas y quienes lo apoyan, diciendo que, “después de una legislatura muy dura, el PP ha apoyado siempre a su Gobierno, en las decisiones difíciles sobre todo, y lo que deberían hacer todos es trabajar por la unidad y la fortaleza de este partido, unidad que ha sido uno de los principales valores que nos ha llevado a conseguir importantes victorias”.

Los “cospedalianos” cierran filas con Riolobos
Contundentes declaraciones que lejos de ser suavizadas han sido refrendadas por el portavoz adjunto del Grupo Popular en el Congreso de Diputados y hombre más que fiel a la secretaria general del PP, Agustín Conde, quien en la mañana de este sábado ha recordado a todos que “cuando habla Carmen Riolobos, habla en nombre de todo el partido de Castilla-La Mancha”. Conde, famoso también por sus exabruptos, como recientemente queda refrendado por su alegría ante el cese de la corresponsal de TVE en Jerusalem, que “parecía de Hamás”, dijo. El caso es que Conde es un defensor acérrimo de la presidenta de Castilla-La Macha, tanto que hace unas semanas decía: “Si Mariano Rajoy quiere seguir siendo presidente del Gobierno , más le vale tener a Cospedal como secretaria general”. Aún es más, el diputado por Toledo y exalcalde de esta ciudad, engrandece siempre que puede la figura de la secretaria general, “porque si no estuviera ella, algunos tampoco estaríamos en según qué sitios”.

“Los sorayos”, al acecho
Y mientras que las huestes de Cospedal sacan los mandobles y reparten “palos” a diestro y siniestro, Javier Arenas guarda silencio y espera paciente a que su amiga Soraya Sáenz de Santamaría acabe de rematar la faena con los principales barones del PP, muy críticos con la labor de la secretaria general y cuestionada por todos “los sorayos” con el cada día más valorado ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, a la cabeza. La solución, este martes en la reunión que mantiene la Junta Directiva del PP (hace dos años que no se convocaba) que en un principio buscaba insuflar ánimos para afrontar la difícil cita con las urnas el 24 de mayo, pero que visto lo acontecido será un apagafuegos más que una reunión de paz y concordia.