El reguero dejado por Pablo Iglesias tras su paso por Sevilla no ha podido ser más negativo. Al día siguiente de irse surge una gran crisis en su partido en la capital hispalense que amenaza con dividir en dos la formación a cuatro meses de la elecciones municipales. Tras descubrirse que mintió en el mitin al acusar falsamente a Canal Sur de haberle anulado una entrevista; constatar como el acto se llenó de insultos y comprobar la reacción en contra de mucha gente por el estilo ofensivo y cutre del acto, ahora, 24 horas después, se le abre una inmensa fractura en la organización en Sevilla.

Malas artes de la dirección
El profesor de la Universidad de Sevilla y que fuera candidato a dirigir Podemos Sevilla por el sector no oficialista, Joaquín Urías ya no puede más. Tras no lograr ser el líder de Podemos en la capital andaluza por muy pocos votos a pesar de que la candidatura opositora contaba con el apoyo del propio Pablo Iglesias, ahora ha cargado contra la dirección del partido y ha puesto de manifiesto todas las malas artes y presiones a las que ha sido sometido.

Tras la polémica de la Semana Santa ahora división interna
Recordamos que Begoña Gutiérrez, candidata que venció -por poquísimos votos- apoyada por Pablo Iglesias y con presencia física incluso de Iñigo Errejón quien acudió a Sevilla para apoyar su candidatura-, no ha podido comenzar con peor pie ya que tras sus pocas afortunadas declaraciones sobre someter la Semana Santa sevillana a consulta popular, ahora se encuentra con este enfrentamiento de alguien muy reputado en Sevilla como es el profesor titular de Derecho Joaquín Urías que abandona cualquier aspiración para integrarse más en la formación y anuncia que pasa a ser solo un militante de base en desacuerdo con las actuaciones de los dirigentes de la formación.



"He conocido lo peor del nuevo aparato de Podemos"
El profesor Urías se ha dado por vencido ante el aparato y ha dicho públicamente "me echo a un lado". Urías abandona cualquier intento de participar más intensamente en Podemos explicando que se debe a que en "este último mes he conocido lo peor del nuevo aparato de Podemos". Ha explicado además que jamás había tenido pertenencia a partido político alguno pero "me he visto rodeado de gente ávida por conseguir una parcelita de control a través del modo que sea, no importa lo sucio o agresivo que resulte".

"No creo el aparato sucio que están creando" y "que lo celebren los sinvergüezas"
Urías, claramente decepcionado, tilda a la cúpula de Podemos de "gente ambiciosa y sin escrúpulos que vive en la puñalada trapera al compañero y en la falta de principios. Casi todos ellos vienen de militar en otras organizaciones y están acostumbrados a esas miserias. Yo no y no creo en ese aparato sucio que están creando". Manda un mensaje a aquellos contra los que se ha enfrentado: "que lo celebren los sinvergüenzas que llevan semanas pidiéndome a gritos que me vaya".