Toda la sesión ha transcurrido conforme al guión previsto. Pasaron los días de las dudas, de las presiones y las descalificaciones. José María González Santos, un profesor de historia, activista de las mareas y líder de Podemos en Cádiz, junto  su pareja Teresa Rodríguez, y cabeza de lista de 'Por Cádiz sí se Puede' (PCSSP) ya es alcalde de Cádiz.

Votos del PSOE e IU a González
"Kichi" ha recibido para su investidura  el voto de los cinco concejales del PSOE y los dos de 'Ganar Cádiz en Común' (IU), obteniendo de esta manera la mayoría absoluta necesaria para evitar que Teófila Martínez (PP), que ganó las elecciones pero con un batacazo de pérdida de siete con concejales, accediera a lo que hubiera significado su sexto mandato como regidora máxima de la capital.

Moderado discurso
Un sorprendente González ha aparecido en su discurso tras ser investido alcalde. Palabras con contenido ideológico pero moderadas, mucho respeto y llamamiento al acuerdo, al diálogo y al trabajo conjunto. ha apelado en reiteradas ocasiones a la "gente corriente", la que lo está pasando mal y se ha comprometido a que vuelvan a su tierra los gaditanos que tuvieron que marcharse.



Espíritu de Fermín Salvoechea, alcalde anarquista de Cádiz
Fiel a su discurso ha hablado de hacer políticas para los que más lo necesitan, para quienes sufren más gravemente las consecuencias de la crisis. Todo ello hilvanado en un discurso muy bien hilvanado y construido. Como ha hecho durante toda la campaña ha apelado al espíritu de Fermín Salvoechea, anarquista que llegó a ser alcalde de Cádiz y presidente de su cantón en la primera República.  Fue uno de los principales propagadores del pensamiento ácrata y sufrió distintos periodos de cárcel y represión.

Una plaza con miles de personas celebrándolo
Como dato curioso hay que destacar que la amplísima plaza del Ayuntamiento de Cádiz ha estado, y sigue aun, repleta de gente que ha jaleado distintos momentos de la investidura con cánticos de "Sí se puede" en un ambiente muy festivo y tranquilo. 'Kichi', tras asomarse al balcón a saludar, ha indicado con un gesto a sus simpatizantez que esperasen, que iba a bajar a la plaza para celebrar el nombramiento con ellos.