Una mujer ha sido imputada como presunta autora de una falta contra los intereses generales, prevista en el artículo 631 del Código Penal, por tener un perro peligroso suelto y sin bozal y que, además, mordió a una niña de ocho años que estaba jugando en una playa. Los efectivos del Grupo de Protección de la Naturaleza (Grupona) de la Policía Local de Málaga han llevado a cabo una investigación que ha culminado con la imputación de la propietaria del perro. Los hechos se produjeron en una zona de la playa del paseo marítimo Antonio Machado, donde la niña estaba jugando con otras amigas. Al parecer, según ha informado la Policía Local en un comunicado, el perro, que se encontraba suelto y sin bozal, se abalanzó sobre la menor y le mordió en la zona de la rodilla, provocándole una herida sangrante, soltándola cuando la propietaria llamó al animal. Hasta el lugar de los hechos se desplazó una dotación de la Policía Local de Málaga, cuyos agentes se preocuparon por el estado de la menor, que fue trasladada por sus padres a un centro hospitalario para ser asistida, identificando a ambas partes y citándolas para que se personasen en dependencias del Grupona con el fin de esclarecer los hechos y presentar la documentación oportuna. Tras comparecer la parte afectada en dichas dependencias y denunciar lo sucedido, hizo lo propio la propietaria del perro, acreditando su propiedad y presentando el pasaporte para animales de compañía con toda la documentación sanitaria en vigor, así como la póliza de Seguro de Responsabilidad Civil, también en vigor. Los policías advirtieron de que no se trataba de la primera ocasión en la que el animal, un pastor alemán, atacaba a una persona, ya que, en octubre del pasado año mordió a una mujer, hecho que, sumado a que no era un hecho aislado, llevó a los agentes a proponer una evaluación del mismo a fin de poder apreciar su peligrosidad, solicitando su catalogación como perro potencialmente peligroso al Servicio de Vigilancia Sanitario Ambiental del Ayuntamiento de Málaga. Finalmente, a través de Informe Veterinario de Valoración de la Potencial Peligrosidad de Perros, se determinó que dicho can debía ser tratado como perro potencialmente peligroso, presentando, inclusive, la propietaria, conocedora de dicha catalogación, copia de expediente con referencia al otorgamiento de la Licencia para la Tenencia de este tipo de animales. Ante los hechos, desde el Grupona se le dio trámite judicial al caso, quedando imputada y citada para juicio como presunta autora de falta penal.