El portavoz parlamentario del PSOE-A, Mario Jiménez, ha avisado a Podemos y a Ciudadanos (C's) de que con su postura en contra a la investidura de la candidata a la Presidencia de la Junta, la socialista Susana Díaz, pueden estar participando "de estrategias que se están queriendo escribir en la Moncloa para impedir que Andalucía tenga gobierno". En su intervención en la segunda sesión del debate de investidura ante el Pleno del Parlamento, Jiménez ha considerado que es "muy grave" que el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, diga que generaría más inestabilidad un Ejecutivo débil que unas nuevas elecciones en Andalucía; de manera que ha exigido al presidente del PP-A, Juanma Moreno, que le pida que rectifique, ya que estas afirmaciones, a su juicio, "deja en evidencia que el Gobierno de la Nación quiere condicionar la libertad de los andaluces para definir su futuro". "Es intolerable", ha remachado. Así, ha pedido a todos los grupos, ante la votación para la investidura, que estén a la "altura" del momento histórico que vive Andalucía, que "va a liderar" el tiempo de la nueva política. Mientras, ha recordado que Susana Díaz es la única alternativa de gobierno y que responde a lo que dictaron los andaluces en las urnas el 22M, un gobierno socialista que gobierne con diálogo en un Parlamento plural. Ha insistido en que la voluntad de los andaluces "ha sido clara" y ha sido confiar en el PSOE-A y en Susana Díaz. Esta es, según Jiménez, "la lectura que se debe hacer del 22M", y otra sería "adulterar el resultado de las urnas". Andalucía debe liderar el nuevo tiempo de la política que se abre ahora, porque "es en Andalucía donde se está viviendo el primer episodio real del nuevo tiempo". Este cambio, como ha expuesto el parlamentario, "comenzó hace 20 meses, cuando Susana Díaz asumió la Presidencia de la Junta". En opinión de Jiménez, los andaluces quieren que "seamos mejores", que se pongan "los intereses generales por encima de otra cosa, sin tacticismos, sin trampas; poniendo a los ciudadanos antes que a los militantes". Ha pedido a los partidos que reflexionen, "que estén al lado de la gente". No piden que den "un cheque en blanco" a Díaz, que presentó un programa en su discurso de investidura "completo y ambicioso", según Mario Jiménez, en el que tendió la mano a todos los grupos para hacer posible ese conjunto de iniciativas. En este punto, ha preguntado a todos los grupos si no coinciden en algunas de las propuestas que planteó Díaz y que pueden ser afines a sus planteamientos. "Díaz ha venido con una propuesta seria, rigurosa y hecha con sensibilidad y generosidad", ha dicho Jiménez para añadir que los grupos solo pueden negarse a la investidura "si de partida traían la posición cerrada". Les ha reclamado que, a la hora de votar, piensen en los andaluces y no en su propios intereses. "NADIE VA A CALLAR A ANDALUCÍA" "Nadie va a callar a Andalucía, nadie va a bajar el nivel de autogobierno ni mancillarlo", ha defendido Jiménez para exigir a Moreno que pida a Ayllón que rectifique sus afirmaciones sobre la inestabilidad de Andalucía. Si no lo hace, el PSOE-A entiende que "la posición del PP habrá estado manchada desde el principio y Moreno habrá hecho un paripé en su discurso, porque parece que desde Moncloa le dictan la agenda al PP-A". También entiende que podrían estar jugando "otra baza", que estaría condicionada por el 24M. Esto sería, según Jiménez, "malversar lo que como pueblo conseguimos conquistar el 28F, que es la autonomía plena". "El pueblo andaluz no hizo el 28F para que se confunda el camino y se pretenda supeditar el gobierno de Andalucía al de otros territorios", ha afirmado, porque "ninguna cita electoral ni ningún gobierno irresponsable debe interferir en decisiones que tenemos que tomar aquí". Pide que se permita la conformación de un gobierno para que funcione el sistema democrático, para que haya un gobierno y una oposición que fiscalice su tarea. El Parlamento está ante un nuevo reto, ha expuesto Mario Jiménez, en el que el objetivo del PSOE-A es "afianzar una salida justa de la crisis para todos" y que la pluralidad del Parlamento "no debe convertirse nunca en un freno, sino lo contrario, debe ser una oportunidad para abrir los mejores años de la democracia". Por todo, entiende que Andalucía debe tener un gobierno cuanto antes para empezar a trabajar y que sea un gobierno fuerte y estable, pensando "en Andalucía y sólo en Andalucía.