El argumentario, explícito o implícito, del Gobierno central y del Partido Popular incorpora una nueva idea: es preferible repetir las elecciones en Andalucía antes que facilitar la formación de un nuevo gobierno inestable o, según palabras del secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, "poco asentado". Incluso alcaldes señeros del PP en Andalucía, como el granadino José Torres Hurtado, defienden abiertamente que los votantes del PP "no entenderían" que los 33 diputados que dirige Juan Manuel Moreno se abstuvieran, haciendo así posible la investidura de Susana Díaz. En tertulias televisivas o radiofónicas, otros portavoces oficiosos del PP llegan incluso, en un indisimulado abuso del lenguaje, a referirse a la abstención nada menos que como "cheque en blanco". Atrás –por lo menos, momentáneamente atrás– han quedado las reservas mantenidas por alcaldes como el de Sevilla o el de Málaga en relación una estrategia tan arriesgada como mantener bloqueada la investidura durante las dos semanas de campaña electoral para las municipales. En el PSOE creen –o prefieren creer– que el PP no llegaría tan lejos porque ese bloqueo les perjudicaría electoralmente. Y es probable que así fuera, pero es que tampoco es seguro que vayan a practicar dicho bloqueos: los populares se guardan mucho de enseñar sus cartas y, desde luego, si estuviera en sus planes una abstención a última hora la están ocultando cuidadosamente, al menos hasta ver si logran su principal objetivo táctico en este proceso: que Susana Díaz sea presidenta gracias al apoyo o la abstención de Ciudadano y/o Podemos. Preguntado si el PP debería impedir que hubiera nuevas elecciones en Andalucía, lo que ocurriría si Díaz no lograra ser investida, el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, se remitía a las palabras pronunciadas por el presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, quien fue muy duro con el discurso de la candidata a la Presidencia de la Junta y adelantó que "previsiblemente" su partido optará por el 'no' en la investidura. También hizo hincapié en que desde su punto de vista, un Gobierno "poco asentado" implicaría un factor de mayor estabilidad que el hecho de tener que repetir las elecciones, puesto que con un Gobierno sin mayorías suficientes para gobernar la inestabilidad se alargaría en el tiempo. Igualmente, en un entrevista en el diario El Mundo, el alcalde de Granada, José Torres Hurtado, tras declararse partidario de repetir las elecciones afirmaba que no entendería que el PP se abstuviera y facilitara la investidura de Susana Díaz. “Yo creo que los votantes del PP nos han dicho que no quieren un gobierno de socialistas con quien sea. Por tanto, mi opinión es que debemos respetar a los votantes.O sea, que no lo entendería. Yo soy votante y no lo entendería”.