El equipo de Gobierno socialista del Ayuntamiento de Albox ha retirado la última placa franquista que quedaba en el municipio, y que estaba ubicada en un edificio de viviendas de Tejeras, en el barrio de La Loma. Con la retirada de esta placa, que es la última de cuya existencia tenía constancia el equipo de Gobierno socialista, el Ayuntamiento de Albox ha dado cumplimiento a la Ley de Memoria Histórica, que obliga a las administraciones públicas a que retiren escudos, insignias, placas o cualquier objeto de exaltación de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura.

Reafirmar los valores democráticos
El alcalde de Albox, Rogelio Mena, ha recordado que “como institución, el Ayuntamiento tiene la obligación de reafirmar los valores democráticos” y ha asegurado que “además de un imperativo legal, la retirada de símbolos franquistas es una obligación moral, ética y política para toda la sociedad española, que padeció 40 años de dictadura y de falta de libertad, 40 años en los que hubo quienes fueron perseguidos o encarcelados, e incluso perdieron la vida, por sus ideas, sus creencias o su orientación sexual”.

Frente al odio y al fanatismo
En nombre del equipo de Gobierno albojense, el alcalde ha reafirmado su “compromiso con los valores de la democracia y el pluralismo, frente al odio, el fanatismo y la simbología franquista que en los últimos meses están aflorando en distintas zonas del país y cuya gravedad algunos están intentando minimizar”.

Desterrar la apología de las dictaduras
“Todos debemos contribuir a desterrar la apología de las dictaduras y los símbolos franquistas, reafirmando los valores colectivos y la democracia, educando a los niños en libertad y explicando lo que representan los elementos de la etapa más negra de la historia de España”, ha insistido Mena.