[cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]1. Un empate empantanado[/cita] El 27-S no ha deshecho el empate catalán, sino que lo ha hecho más empate que nunca. El verdadero atasco del ‘procés’ está ahí mucho más que en Madrid: está en ese empate que el soberanismo no logra remontar ni el unionismo rebajar. [cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]2. Ganar pero perder, perder pero ganar[/cita] Las catalanas del 27-S han sido unas elecciones donde algunos de los que han ganado en realidad han perdido y algunos de los que han perdido en realidad han ganado. Entre los primeros, Junts pel sí; entre los segundos, el PSC. [cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]3. Ganar y ganar; perder y perder[/cita] Otros, sin embargo, han perdido o ganado sin paliativos: entre los primeros, Unió, Partido Popular y Catalunya sí que es pot; entre los segundos, Ciudadanos y la CUP. [cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]4. Doble baraja.[/cita] Quienes convocaron las elecciones en clave plebiscitaria miden sus resultados con la artimética parlamentaria convencional, mientras que quienes sostenían que eran unas elecciones parlamentarias convencionales los miden con la aritmética plebiscitaria. Ambos, pues, hacen trampas, lo cual les permite decir que han ganado aun sabiendo que no lo han hecho. [cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]5. La segunda muerte de Artur Mas[/cita] Ya matamos una vez al president en 2012 cuando adelantó creyendo que mejoraría sus resultados pero los empeoró. Si entonces no murió, ¿morirá ahora? Puede ser. A veces se muere de una tontería. Un escaño arriba o abajo puede resultar letal. [cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]6. Lázaro, levántate[/cita] El PSC estaba muerto y ya no lo está. Extraña paradoja y extravagante resurrección: pierde cuatro escaños pero sale reforzado. ¿Ha resucitado gracias a su tardío y algo atropellado regreso al unionismo o en realidad sigue muerto pero cree haber vuelto a la vida? Desde luego, para estar muerto Iceta mueve muy bien el esqueleto. [cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]7. Pedro Sánchez en la plataforma[/cita] La equívoca resurrección del PSC y el enterramiento provisional del PP configuran la plataforma que ha relanzado a Pedro Sánchez hacia la Moncloa, pero su relanzamiento es también equívoco y es todavía provisional. [cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]8. Mariano Rajoy en el tobogán [/cita] El PP está en caída libre en Cataluña y eso coloca a Rajoy en un tobogán cuyo único asidero para ralentizar el deslizamiento es la mejora de la economía, una mejora todavía demasiado frágil, demasiado abstracta, demasiado contingente. [cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]9. Pablo Iglesias ante el espejo[/cita] Podemos tiene pendiente de responder la gran pregunta de qué hacer consigo mismo, de qué quiere ser de mayor. Las catalanas le han dado una pista: no se puede ser todo, pues cuando se pretende ser todo se corre el riesgo de acabar siendo nada. [cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]10. Alberto Garzón ante la Gran Puerta[/cita] Lo que queda de IU confiaba en que un buen resultado ayer de Catalunya sí que es pot aceleraría la convergencia con Podemos que tanto ansía. ¿Le conviene a Alberto Garzón seguir desangrándose los nudillos llamando a la Morada Puerta? [cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]11. Trincheras estables[/cita] En estas elecciones nadie importante ha quedado herido de muerte, ni siquiera humillado. Lo que ha ocurrido es que la doble línea de trincheras enfrentadas se ha estabilizado. Salir a campo abierto como han prometido Junts per sí y la CUP sería una temeridad, pero ambos han demostrado que no temen a las temeridades. [cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]12. Emisarios en la frontera[/cita] Un cambio de gobierno tras las generales de diciembre permitiría hacer lo que el PP no quiere o no puede hacer: enviar emisarios a la frontera del Ebro para negociar una salida. [cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]13. Poder y dinero[/cita] En política las dos armas cruciales son el poder y el dinero. La cuestión catalana no se resolverá si España no da alguna de esas dos cosas: o más poder (nación, referéndum…) o más dinero (financiación). El soberanismo quiere la primera para obtener la segunda y el unionismo teme que si da la segunda abre las puertas a la primera. [cita alineacion="izquierda" ancho="100%"]14. Dar, exigir, renunciar, pactar[/cita] España debe pensar qué da o puede dar a Cataluña para recuperarla y Cataluña debe pensar qué exige o a qué renuncia para darse por recuperada. Aunque los más cerriles de ambos bandos crean que no hace falta hacer nada de eso y aun así ganar, será eso lo que finalmente ocurra.