Política

Dionisio Ramos, el presidente del tribunal que ascendió a Cristina Cifuentes, debió abstenerse, según la ley, por ser amigos

En el 2001, la candidata del PP a Madrid, aprobó el paso a Técnico de Gestión, categoría A de la Administración, incumpliéndose el requisito de neutralidad de los examinadores

0
Mar, 2 Jun 2015

En el Boletín Oficial del Estado del 7 de abril de 2001, se recogía una convocatoria del Rectorado de la Universidad Complutense para cubrir 14 plazas "por el sistema de promoción interna y sistema general de acceso libre" como Técnicos de Gestión de la Universidad Complutense de Madrid. Un cuerpo del Grupo A, el máximo de funcionarios de la Administración. A esa convocatoria se presentó Cristina Cifuentes, actual candidata del PP a presidir la Comunidad de Madrid, por promoción interna, ya que ella era ya funcionaria del Grupo B, en la escala de Gestión Universitaria, desde una década antes.

Ser de Grupo A, o ser de Grupo B, he ahí la cuestión
La diferencia entre las dos categorías es sustancial, tanto en lo económico, como en el prestigio dentro de la carrera. Como contábamos en una crónica precedente en ELPLURAL.COM, Cristina Cifuentes aprobó esta oposición con el número 9 entre los 12 aprobados por el turno de promoción. La importancia que el cambio tiene lo resalta el hecho de que en sus biografías oficiales, Cifuentes destaque su pertenencia a un en realidad inexistente cuerpo Técnico Superior, y que resalte que es "funcionaria por oposición. Grupo A".


Cristina Cifuentes tiene un problema con su curriculo..., más ahora que tiene que negociar con Ciudadanos que exigen pureza en ese apartado. EFE



El problema es que en su examen se produjo lo que parece una manifiesta irregularidad. Y es que, al contrario de lo que sucedía con el resto de los opositores, que podamos saber, ella tenía una relación íntima de amistad con quien presidía el tribunal, el Gerente de la Universidad Complutense, Dionisio Ramos. Un hecho que, como subraya la ley, está expresamente prohibido.

El comienzo de una larga y cercana amistad
De la vieja e íntima relación entre Cristina Cifuentes dimos todos los datos en la crónica antecedente. Se conocieron al poco de ingresar la actual candidata a presidir Madrid en la facultad de Derecho de la Computense, en el que coincidieron como miembros del Claustro, en el que Cifuentes era parte de la Junta de representantes de Alumnos.

El trabajo de ambos en favor de la candidatura de Gustavo Villapalos para el decanato de Derecho primero, y el rectorado de la Complutense más tarde, intensificó su relación, hasta el punto de que cuando Dionisio Ramos se casó, Cifuentes no figuraba como una de las invitadas más, sino que el novio la eligió entre los testigos que firmaron.

Su relación no se enfrió, sino todo lo contrario, en los años siguientes, mientras ella progresaba en política y él pasaba a ocupar un puesto de responsabilidad, acompañando a Gustavo Villapalos a la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid tras la victoria de Alberto Gallardón en 1995.

Tener o no tener..., padrinos
Pero para cuando se convoca la oposición de plazas de Técnicos de Gestión, Dionisio Ramos ya está de vuelta en la Complutense. Ha dejado el cargo político, y se ha convertido en el número dos de la Universidad, como Gerente General. Y como tal, según se recoge en el propio BOE donde se convocan las plazas, se especifica que será él quien presida el tribunal "en representación del magnífico y excelentísimo señor Rector".


Captura BOE 7 abril 2001



El problema, en este caso, es que en el propio BOE, media docena de páginas antes, al especificar las características del tribunal se establece que sus miembros deberán abstenerse de intervenir, "notificándolo al Rector de la Universidad, cuando concurran en ellos circunstancias de las previstas en el artículo 28.2 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre...".

El artículo de esa ley es contundente. Causa c) para la abstención, "tener amistad íntima o enemistad manifiesta con algunas de las personas mencionadas en el apartado anterior (algún interesado en la oposición)".


Captura del BOE del artículo 28.2 de la ley 30.1992, que regula las razones para abstenerse y recusar a miembros de tribunales en oposiciones...



Esta situación de amistad entre el presidente del tribunal, Dionisio Ramos, y una de las opositoras, Cristina Cifuentes, evidentemente, podría ser interpretada como una situaciónde privilegio de la candidata actual del PP a presidir Madrid, frente al resto de los participantes en el concurso... Porque Dionisio Ramos, no se abstuvo en el proceso de selección.

... Y uno más
Pero aún hay más. Tampoco hay constancia de que se abstuviera el primer vocal del tribunal, José Francisco Otero Ferrero... Que, 'por casualidad', también es amigo de Cristina Cifuentes y de Dionisio Ramos, hasta el punto de que es otro de los que firmó como testigo del novio en la boda de Ramos y, que, ya casualidad de casualidades, además de aparecer aquí en el tribunal que aprobó el ascenso de Cifuentes, aparece justo detrás de ella cuando en 1990 aprobó su primera oposición para entrar como funcionaria en la Complutense entonces, como decimos, como miembro de la escala de Gestión.


Captura del Registro del ingreso como funcionaria de Cifuentes..., y de quien luego aparece también en su tribunal, José Francisco Otero